Sanidad recorta el envío de ambulancias para cubrir urgencias en siete comarcas

Vehículos sanitarios durante una atención médica. / Irene Marsilla
Vehículos sanitarios durante una atención médica. / Irene Marsilla

Satse lleva ante la Inspección de Trabajo el nuevo modelo de la conselleria mientras falta la mitad de los refuerzos previstos

Daniel Guindo
DANIEL GUINDOValencia

«Las ambulancias de SAMU dejarán de acudir a los avisos de urgencias y emergencias que lleguen al Centro de Información y Coordinación de Urgencias (CICU) de la Generalitat en las zonas rurales y, en su lugar, serán los profesionales sanitarios de los centros de Atención Primaria de la zona los que se desplacen, en primer lugar, a la zona de la emergencia». El Sindicato de Enfermería Satse ha denunciado ante la Inspección de Trabajo y Seguridad Social la puesta en marcha hoy del denominado Plan Remot de la Conselleria de Sanidad, puesto que, en su opinión, con este nuevo modelo, el departamento que dirige Ana Barceló «pretende que los profesionales sanitarios abandonen sus consultas en los centros de salud y consultorios auxiliares, dejando a los pacientes programados o a otros enfermos urgentes sin asistencia, y acudan al lugar de la emergencia con sus propios medios -coche, moto, bicicleta o andando- con un equipamiento sanitario que pesa unos 20 kilos, puesto que Sanidad no proporciona a las enfermeras y médicos ningún medio de transporte con el que desplazarse».

Según establece el citado plan, indicaron desde la formación, será en el lugar del incidente donde los profesionales valoren la gravedad de los enfermos o accidentados, y darán aviso al CICU de la necesidad de enviar una ambulancia o no, «lo que supone prolongar el tiempo de respuesta sanitaria en caso de emergencia vital», advirtieron desde el Sindicato de Enfermería.

La Generalitat dice que las ambulancias SAMU atienden emergencias, no urgencias sanitarias

La primera fase de este plan se activa hoy en siete departamentos de salud que dan asistencia a 47 municipios del interior de la Comunitat que suman 24.949 habitantes, y que se encuentran en las comarcas de l'Alcalatén y el Alto Mijares, en Castellón, los Serranos, el Valle de Cofrentes y la Hoya de Buñol, en Valencia, y la Marina Alta y el Comptat, en Alicante.

Por su parte, desde la conselleria destacaron que Sanidad «en ningún momento y bajo ningún concepto deja de enviar ambulancias SAMU para atender emergencias sanitarias. Las ambulancias SAMU atienden las emergencias, no las urgencias sanitarias, que están en la cartera de servicios de Atención Primaria. Son los centros de Atención Primaria los responsables de atender las urgencias».

En esta línea, insistieron en que a través del Plan Remot «se ha reforzado la dotación de los centros de salud y la formación de sus profesionales que atienden en los municipios donde el tiempo de viaje a un centro urbano es superior a 45 minutos»; unos refuerzos que contrastan con los 307 prometidos a principios de año para los centros de salud (entre médicos de familia, pediatras y personal de enfermería) y de los que por ahora sólo se ha activado la contratación de la mitad de los previstos (141). También llama la atención la aplicación de estas medidas frente a los planes contra la despoblación anunciados por la Generalitat.

La cifra

20

kilos pesa el material que tienen que transportar los sanitarios, y que incluye una mochila de unos ocho kilos, un kit de inmovilización de pacientes, un taladro de canalización de vías intraóseas, una bolsa de material fungible y una bombona de oxígeno, que pueden sumar otros nueve kilos.

Por otra parte, según Sanidad, el nuevo plan busca mejorar la atención a las emergencias de tal modo que los profesionales de Atención Primaria puedan atender 'in situ' y mantener estabilizado al paciente hasta la llegada de los medios de emergencias para continuar la asistencia y traslado. Asimismo, concretaron que la formación de estos sanitarios ha comenzado de manera piloto a mitad del mes de mayo y ya se ha completado en la provincia de Castellón. Actualmente, se está realizando en las zonas rurales de difícil acceso de las provincias de Alicante y Valencia.

Sin embargo, esto no convence a Satse, desde donde indican que «a nadie se le escapa que el envío de una ambulancia de SAMU, debidamente equipada y con personal sanitario formado en urgencias y emergencias, es de vital importancia para la supervivencia de los enfermos». Por ello, la formación sindical considera que el plan «no sólo puede poner en peligro gravemente la salud de los habitantes de las zonas del interior de la Comunitat, sino que contraviene la normativa de Urgencias extrahospitalarias del Ministerio de Sanidad y la legislación de Riesgos Laborales en cuanto al personal de la propia conselleria», puesto que «pretende que para estas urgencias sean realizadas con los vehículos particulares del personal sin proporcionar medios de transporte oficiales y adecuados».

La carencia en el transporte de personal sanitario frenó la aplicación del nuevo plan

Los enfermeros lamentan que la Administración impulse el modelo sin comunicarlo a las fuerzas sindicales

En noviembre de 2017, el Sindicato de Enfermería Satse presentó ante la Inspección de Trabajo y Seguridad Social una denuncia sobre la situación en la que se encontraba el personal sanitario que realiza la asistencia urgente en los centros de salud y Puntos de Atención Continuada de Atención Primaria. En los avisos ordinarios de los centros sanitarios, los profesionales se venían obligados a utilizar sus vehículos particulares.

Tras ello, la Dirección General de la Inspección de Trabajo y Seguridad social instó a la Conselleria de Sanidad a solucionar el problema. El departamento se comprometió a dotar de vehículos homologados, rotulados y con las medidas de seguridad adecuadas.

Todo ello llevó a una paralización del citado Plan Remot, ya que obligaba en un principio a utilizar los vehículos particulares para situaciones de emergencia, cuando el transporte sanitario compete a la Conselleria de Sanidad.

«Ante nuestra sorpresa, la Conselleria de Sanidad ha vuelto a activar el Plan Remot en algunos departamentos de salud a partir del 1 de junio sin previo aviso a los representantes sindicales, sin dotación de vehículos como instaba la dirección General de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social, y sin la valoración de las condiciones físicas del personal sanitario, ya que no se les ha realizado ningún tipo de reconocimiento ni los correspondientes informes de aptitud», lamentan.