Sanidad, obligada a aumentar las operaciones en La Ribera tras crecer las listas de espera

Uno de los quirófanos del Hospital de La Ribera, en una imagen de archivo. /CONSUELO CHAMBO
Uno de los quirófanos del Hospital de La Ribera, en una imagen de archivo. / CONSUELO CHAMBO

La conselleria admite que tras la reversión los pacientes del hospital de Alzira tardan 65 días en pasar por el quirófano

Daniel Guindo
DANIEL GUINDOValencia

La espera quirúrgica, es decir, el tiempo que los pacientes tardan en someterse a una operación, no para de aumentar en el Hospital de La Ribera. En concreto, estas esperas se han incrementado desde los 44 días, de media, contabilizados en marzo de 2015 a los 65 de la actualidad, lo que ha obligado a Sanidad a programar más intervenciones quirúrgicas durante este verano.

En la evolución de las esperas, aunque el aumento ha sido progresivo en los últimos años, sí que se aprecia un ligero repunte tras la reversión de la gestión del centro hospitalario, que pasó a manos de la Administración autonómica el pasado 1 de abril. En concreto, entre marzo de 2015 y 2016, las esperan pasaron de 44 a 48 días, lo que supone un incremento de cuatro días más en un año. El curso siguiente se elevaron hasta los 54 días (una diferencia de seis en doce meses), mientras que el pasado mes de marzo, el último del concierto con Ribera Salud, se elevaban hasta los 62 días (ocho más que el año anterior). Sin embargo, en poco más de tres meses de gestión pública, las esperas se han incrementado en tres días hasta los 65 de media, por lo que al ritmo actual en un año las esperas crecerían en doce días.

Sube el número de agresiones a personal sanitario

«Existe una tendencia creciente en el número de agresiones a personal sanitario registradas», explicó ayer la consellera de Sanidad Universal y Salud Pública, Ana Barceló, durante la presentación del Plan Integral de Prevención de las Agresiones en el Entorno Sanitario 2018-2021. Para reducir esta cifra, el plan prevé una serie de medidas como un sistema de alerta ante situaciones de riesgo en la asistencia domiciliaria o la posibilidad de acompañamiento cuando los servicios sean en zonas conflictivas. Además, habrá protocolos de coordinación para proteger al personal de empresas subcontratadas de transporte y se establecerá un procedimiento de coordinación con los policías interlocutores sanitarios.

También se reforzará la información a pacientes en los servicios de mayor incertidumbre (UCI, urgencias...). Por último, la implantación del plan se acompañará de una campaña informativa bajo el lema 'Recuperemos el Respeto'.

El plan ha sido consensuado con los sindicatos, aunque algunos de ellos muestran dudas acerca de su viabilidad. SATSE, por ejemplo, temía que el proyecto se quedara en una buena intención a largo plazo.

CSIF, por su parte, coincide con esta apreciación y añade otras peticiones, como la asignación del personal y los recursos económicos necesarios para llevar adelante el plan. También pide una campaña de difusión «que llegue a todos», que se agilice la figura del «interlocutor policial sanitario» y que la Administración comunique a Fiscalía todas las agresiones. Además, el sindicato también demanda que se garantice la seguridad en los servicios a domicilio.

La Conselleria de Sanidad quiere atajar la situación de inmediato con un refuerzo estival de los servicios quirúrgicos y resta importancia a este ligero repunte de los últimos tres meses. Al respecto, la nueva titular del departamento, Ana Barceló, destacó que el grueso de la demora se produjo antes de la reversión y que, en los tres meses de gestión pública, «sólo se ha incrementado en tres días». De hecho, este último aumento lo achaca a «un arrastre de pacientes» del periodo anterior.

Desde Sanidad, en este sentido, aseguraron a LAS PROVINCIAS que el hospital «mantendrá en funcionamiento más quirófanos -hasta tres más que el verano pasado- y todas las plantas de hospitalización este verano, a diferencia de lo que se venía haciendo en ediciones anteriores, cuando se aprovechaba la época estival para cerrar algunas plantas y reducir el número de intervenciones quirúrgicas».

Así, entre el 1 de julio y el 30 de septiembre, el centro sanitario «tiene previsto realizar 1.120 quirófanos programados». De esta forma, se mantendrán en funcionamiento ocho quirófanos por la mañana y otros tantos por la tarde, que realizarán intervenciones desde las ocho de la mañana y hasta pasadas las 20.00 horas, durante todos los días laborables. A estos quirófanos programados se sumarán los quirófanos para intervenciones urgentes, que estarán disponibles las 24 horas del día, de lunes a domingo.

El Consell garantiza ambulancias para las urgencias médicas

La Conselleria de Sanidad aseguró ayer que las urgencias médicas serán atendidas por ambulancias. Será en las asistencias domiciliarias en las que los facultativos y enfermeros tendrán que acudir con taxis, vehículos de alquiler o sus propios coches a partir del 1 de agosto, tras la entrada en vigor del nuevo contrato sanitario. Por su parte, el SIMAP (Sindicato de Médicos de Asistencia Pública de la Comunitat) se ha sumado al rechazo de la medida y ha llevado el caso al Síndic de Greuges.

Según la conselleria, «esto va a permitir que, durante los tres meses de verano, el hospital intervenga de modo programado a 200 pacientes más que en el verano de 2016 y a 600 pacientes más que durante el mismo periodo del año pasado, cuando se intervinieron 3.702 pacientes entre julio y septiembre-.

Las especialidades de Oftalmología, Cirugía General y Digestiva, Traumatología y Ortopedia y Cirugía Maxilofacial son las que más intervenciones quirúrgicas han programado para este verano. Así, los procedimientos quirúrgicos más frecuentes, al igual que ocurre durante el resto del año por ser los más demandados por los pacientes, van a ser las intervenciones de cataratas, hernias inguinales, artroscopias, extracción de cordales -muelas del juicio- e intervenciones para el implante de prótesis de rodilla y cadera, entre otros. En cualquier caso, no hay que obviar que, aunque su número sea menor, se priorizará la programación de intervenciones preferentes, como las de cirugía oncológica y ciertas intervenciones cardiacas, torácicas o neuroquirúrgicas. Para poder mantener esta actividad, el centro sanitario ha reforzado este verano el personal quirúrgico con la contratación de 24 personas más, de los que 15 son médicos especialistas.

Además, como anunció ayer la titular del departamento, Ana Barceló, se va a construir un nuevo quirófano que, según sus previsiones, estará en servicio a finales de año.

 

Fotos

Vídeos