Un brote de tosferina deja siete afectados en Requena

Un sanitario vacunando a una joven./LP
Un sanitario vacunando a una joven. / LP

Sanidad confirma la presencia de la bacteria en personas de entre 10 y 44 años, aunque ninguna de ellas ha requerido hospitalización

Isabel Domingo
ISABEL DOMINGOValencia

La Conselleria de Sanidad confirmó este miércoles la detección de un brote de tosferina en Requena con un total de siete personas afectadas hasta el momento, de edades comprendidas entre los 10 y los 44 años. La presencia de esta patología originada por la bacteria 'bordetella pertussis' se constató el lunes 27 de mayo.

Fuentes del departamento que dirige Ana Barceló explicaron que ninguno de los casos detectados precisó de hospitalización y que la situación «está evolucionando sin complicaciones».

Según la información facilitada por la conselleria, las actuaciones se iniciaron el 27 de mayo con la aplicación del protocolo para la vigilancia de esta enfermedad respiratoria de origen infeccioso, que se contagia con gran facilidad y que se caracteriza por unos síntomas parecidos a los de un catarro.

Según la descripción que realiza la Asociación Española de Pediatría (AEP) en su listado sobre enfermedades inmunoprevenibles, al cuadro catarral le sigue «una tos paroxística prolongada que, con frecuencia, se acompaña de un estridor inspiratorio característico ('gallo')». La afección, además, es más grave en los menores.

Entre las medidas aplicadas por las autoridades sanitarias en Requena figuran las recomendaciones de tratamiento y aislamiento de los casos, así como la identificación de los contactos próximos al afectado para la revisión del estado vacunal, y especialmente los de alto riesgo para indicación de profilaxis si procede, según detalló Sanidad.

También se remitió a la dirección de los centros escolares una circular informativa, sobre la tosferina y su prevención, dirigida a los padres para revisión del estado vacunal de los niños y la remisión a su médico o pediatra en caso de estar considerado contacto de alto riesgo.

A comienzos de año, la Conselleria de Sanidad también confirmó la presencia de la bacteria de la tosferina en esta comarca, en concreto, en una niña de Sinarcas, por lo que también tuvo que activar el protocolo para la vigilancia de esta enfermedad en la Comunitat. En este caso, a los contactos familiares se les administró la profilaxis antibiótica y se les realizó la revisión clínica con aislamiento domiciliario y solicitud de confirmación analítica.

Asimismo, fuentes médicas también señalaron a este periódico la presencia de otro caso aislado en la pedanía Las Cuevas de Utiel, en concreto, en una persona adulta. «Con una tos persistente e intensa que no respondía a tratamiento habitual de un catarro, la sospecha fue la afección por tosferina», indicaron.

Incidencia en la Comunitat

Según los últimos datos de incidencia en la Comunitat, correspondientes a la memoria de gestión de 2017 de la conselleria, la tasa de incidencia global de la tosferina fue de 9,9 casos por 100.000 habitantes (7,7 en 2016). El documento recoge que «pese a este incremento en la tasa global cabe destacar la evolución de la enfermedad en los menores de tres meses tras la inclusión, en 2015, de una dosis de la vacuna frente a la tosferina en el calendario vacunal al tercer trimestre del embarazo para prevenir la enfermedad en recién nacidos. La efectividad de esta medida se ha visto reflejada en una disminución de la enfermedad en menores de tres meses».

La tosferina también estuvo de actualidad al ser incluida como una de las 14 enfermedades que deben prevenirse mediante vacunación. Así se acordaba en el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (CSINS) de noviembre, cuando el Gobierno central y las autonomías pactaron un calendario vacunal único a partir de este año.