Sanidad cierra en agosto la única unidad de desintoxicación pese a la lista de espera

Acceso al Hospital Arnau de Vilanova, en una imagen de archivo. / juan j. monzó
Acceso al Hospital Arnau de Vilanova, en una imagen de archivo. / juan j. monzó

El servicio ubicado en el Hospital Arnau de Vilanova sufre demoras de seis meses y deficiencias en las duchas

Daniel Guindo
DANIEL GUINDOValencia

Cierre veraniego, deficiencias en las infraestructuras y tensión por hacer cumplir la ley antitabaco son los principales problemas a los que se enfrenta en la actualidad la Unidad de Desintoxicación Hospitalaria de Valencia, la única de sus características en la provincia de Valencia. Esta situación ha llevado al sindicato CSIF a remitir un escrito a la Conselleria de Sanidad en el que solicita al departamento que frene la supresión temporal y repare los desperfectos.

En concreto, el despacho de Micer Mascó ha optado por el cierre de esta unidad, ubicada en la octava planta del Hospital Arnau de Vilanova de Valencia, entre el 7 y el 20 de agosto, pese a que en la actualidad cuenta con una lista de espera de unos seis meses, según denuncia el citado sindicato, demora que se incrementaría con la supresión temporal de la unidad.

Según reza el escrito remitido al departamento encabezado por Ana Barceló, para los profesionales que atienden este servicio -especialmente enfermeros y auxiliares- «no es grato comunicar esta problemática», puesto que se ven obligados a dirigirse a los responsables del centro hospitalario para encontrar una solución. Además, asegura que, con el cierre veraniego, se ralentiza y se retrasa «el cumplimiento de las obligaciones asistenciales». También provoca un aumento de la carga y la presión asistencial y genera «merma y detrimento de la dignidad, y pérdida de calidad asistencial, situación que se viene reproduciendo largo tiempo al no poder abarcar toda la carga asistencial en la única unidad de desintoxicación hospitalaria vigente que recoge a todos los pacientes que son atendidos en las unidades de conductas adictivas» -mayoritariamente por consumo del alcohol, pero también de sustancias estupefacientes-.

La conselleria dice que el cierre no interrumpe los tratamientos y se hace para reparar los baños

Por últimos, el CSIF también resalta «el malestar y la irritación por parte de los pacientes y familiares que sufren el no poder ser atendidos como sería deseable, ya que la excesiva amplitud de la lista de espera les hace ver dañada su garantía de asistencia sanitaria».

Por otra parte, desde el sindicato lamentaron las «importantes carencias de las instalaciones», que tienen su máximo exponente en las filtraciones que las duchas provocan en el piso inferior del hospital. Ante esta situación, «se han tenido que inhabilitar todas las duchas de las habitaciones excepto dos». Por tanto, todos los hombres utilizan una de ellas y todas las mujeres la otra, «con la consiguiente y alarmante pérdida de calidad y de privacidad», indicaron.

Por su parte, fuentes del Departamento Arnau de Vilanova replicaron que el cierre de la unidad se debe a que los meses de verano se aprovechan para acometer las obras de mantenimiento necesarias. Precisamente, estas actuaciones van centradas en mejorar las condiciones de los aseos. Indicaron también que por parte de pacientes y familiares «no consta manifestación alguna de malestar», mientras que subrayaron que «el impacto sobre la espera es casi inexistente, ya que el cierre temporal de la unidad se ha programado con antelación suficiente, para que en ningún caso suponga la interrupción de los tratamientos».

Así, detallaron que la reforma comenzará una vez hayan sido dados todos de alta, por haber concluido sus respectivos tratamientos y la actividad de servicio «se reanudará con normalidad con nuevos ingresos, una vez finalicen las obras».

El sindicato CSIF pide que se mantenga abierta para garantizar la calidad asistencial

También precisaron que esta unidad es la única de la provincia de Valencia que admite pacientes de toda la Comunitat. La otra en servicio se encuentra en el Hospital Clínico, pero sólo admite a pacientes de su departamento.

Por otra parte, desde el CSIF advirtieron también la problemática que tiene la unidad en relación al consumo de tabaco. Fumar está totalmente prohibido, aunque la normativa indica que en unidades de media o larga estancia de pacientes psiquiátricos sí se les permitirá hacerlo en el exterior del inmueble o en una sala habilitada. Esta unidad, según el sindicato, debería considerarse como un servicio psiquiátrico, por lo que propone que se cree el citado espacio para que los usuarios puedan fumar, así como que se mantenga toda la unidad abierta ininterrumpidamente y se corrijan las deficiencias.

Más