Los profesores interinos consiguen el 77% de las plazas de la oposición

Aspirantes durante la primera prueba de la oposición docente. / jesús signes
Aspirantes durante la primera prueba de la oposición docente. / jesús signes

Los docentes con experiencia previa copan la mayoría de las puestos de un proceso que acaba con más de 700 vacantes

Joaquín Batista
JOAQUÍN BATISTAValencia

La mayor oposición de las últimas décadas ha permitido que 3.039 profesores interinos, aquellos que ocupan un puesto en los centros públicos de manera temporal, se conviertan en funcionarios de carrera a partir del curso que viene. Suponen el 77,4% de todas las plazas adjudicadas, y el dato vuelve a dejar patente que el colectivo es el que más se beneficia de los procesos selectivos en cuanto a volumen, tasa de éxito y en relación a la mejora de su empleo al pasar a una situación de estabilidad: una vez superen el curso de prácticas podrán acceder a su plaza definitiva, y ya no dependerán de las adjudicaciones de destino anuales.

La oposición, que han incluido 4.636 puestos de los cuerpos de Secundaria, FP y de régimen especial, se ha saldado con un 15% de plazas sin cubrir, en el sentido de que muchos aspirantes han ido cayendo en las diferentes fases (más de la mitad de los presentados en la primera). Según los datos facilitados por la conselleria, han sobrado 711 que se sumarán al proceso selectivo previsto para el verano de 2020 y que llegará hasta las 3.575.

También ha provocado debate en la comunidad educativa. El sindicato mayoritario en la enseñanza pública, el Stepv, siempre ha mantenido su rechazo al modelo de oposiciones masivas sin que exista una vía alternativa para estabilizar a los interinos bajo la premisa de que todas las plazas que se sacan, al pasar a ser definitivas, dejan de estar al alcance de estos docentes en las sucesivas adjudicaciones. Es decir, perjudica porque corren el riesgo de quedarse sin trabajo al reducirse las vacantes temporales. A principios de mes denunciaron que es lo que ha sucedido con docentes veteranos tras la última convocatoria.

Los profesores sin servicios tienen tasas de éxito inferiores a las de cualquier colectivo de interinos

Frente a la postura del sindicato mayoritario se sitúa la Conselleria de Educación y el resto de organizaciones de trabajadores, que defienden que la mejor opción para un interino pasa por estabilizarse en un procedimiento en igualdad de condiciones respecto a cualquier aspirante. Y los últimos datos oficiales sirven para apuntalar esta posición. En síntesis, apuntan que para un interino es más fácil conseguir plaza definitiva que para una persona que no tiene experiencia docente (servicios prestados), y que la tasa de éxito casi siempre es mayor cuanta más veteranía se acumula. Sin olvidar que además de mejorar las condiciones laborales de los profesionales, una menor rotación de las plantillas contribuye a aumentar la calidad de la enseñanza pública.

La Comunitat tiene más puestos desiertos que la media estatal

El porcentaje de plazas que han quedado sin cubrir en la oposición (15%) implica que la Comunitat está por debajo de la media estatal, según los datos publicados en el blog de Roberto Romero, sindicalista de la Federación de Enseñanza de CC. OO. PV que ha comparado el proceso selectivo con los impulsados el año pasado en diferentes comunidades autónomas para los mismos cuerpos. El promedio del país se sitúa en el 10,6%, y el valenciano es menor que en Castilla y León, Ceuta, Melilla, País Vasco, Madrid y Navarra -todos superan el 19% de vacantes-, aunque superior al del resto de regiones, donde oscila entre el 1,3% y el 14,5%.

Según las cifras facilitadas por Educación, los 3.039 interinos que consiguen plazas de funcionario se reparten de la siguiente manera. 1.231 tienen una experiencia docente -cubriendo puestos temporales- de entre tres y diez años (son el 42,2% de los que se presentaron estando en esta situación). Otros 406 forman parte del grupo con más servicios prestados, más de diez años, y su tasa de éxito es del 32% sobre los presentados, mientras que 898 interinos acumulan entre uno y tres ejercicios (30% de todos los que concurrieron a la oposición en este tramo de experiencia). Por último, aquellos con menos de un año de docencia en la Comunitat (504 puestos), han alcanzado un porcentaje del 22%. Dicho de otra forma, la veteranía en las aulas ayuda a conseguir plaza. Es algo lógico teniendo en cuenta que todo el procedimiento, desde el cálculo de los puestos a ofertar hasta la puntuación que se otorga a la experiencia, es proteccionista con el interino.

Así, los que más complicado lo han tenido para convertirse en funcionario son los profesores sin servicios prestados en la Comunitat. Según Educación, los que carecen de experiencia en las aulas valencianas han conseguido 787 puestos, lo que supone que las adquieren el 19% de los que se presentan estando en esta situación. Y el profesorado que está en bolsa de trabajo pero nunca ha dado clase ha conseguido 75, con una tasa de éxito del 4%. En resumen, mientras los profesores interinos han conseguido el 77,4% de las plazas, los que no lo son han llegado al 22%.

Marzà asegura que el modelo de jornada no influye en el rendimiento del alumno

El conseller de Educación, Vicent Marzà, ha aseverado que «no se ha detectado hasta ahora que uno u otro modelo -de jornada escolar- implique mejores resultados educativos» en base a los primeros resultados de la evaluación que está ultimando la conselleria en relación al horario intensivo. Se trata de un análisis que debe realizar la administración según la propia regulación autonómica que ha sido reclamado insistentemente por las confederaciones de padres antes de las sucesivas votaciones de las familias, que en cuestión de tres cursos han permitido cambiar a la modalidad intensiva a la mayoría de los centros públicos. Las declaraciones fueron recogidas por Europa Press, así como algunos datos sobre el apoyo que suma cada modelo por parte de los padres.

Así, el grado de satisfacción de las familias cuyos hijos tienen jornada continua alcanza el 91,9%, lo que supone 18 puntos más que en el caso de los centros con horario tradicional (73,7%).

La muestra analizada está constituida por 139 centros educativos de un total de 1.407 que imparten enseñanzas de Infantil y Primaria, elegidos de manera aleatoria pero teniendo en cuenta la representatividad respecto a la titularidad, el tipo de jornada, la provincia y el número de alumnos.

En base a las cifras, Marzà consideró que «las familias valoran positivamente los dos modelos, lo que sigue demostrando que -el horario escolar- es una cuestión social, no pedagógica». También destacó que aún no se ha completado el informe y que por el momento no hay ninguna modificación prevista en la normativa que regula los criterios para cambiar la jornada. El curso pasado sí se deslizó a los sindicatos la opción de cambiar la norma para renovar la intensiva, como se ha hecho con los 307 centros que la implantaron por primera vez.

Más sobre el tema