Denuncian amiguismo en la oposición del Conservatorio

Denuncian amiguismo en la oposición del Conservatorio
Pau Bellido

Tan sólo siete de los más de 30 aspirantes consiguieron obtener plaza pese a ser 20 las convocadas por primera vez en la Comunitat

MAR GUADALAJARA

Obtener la cátedra es alcanzar el punto más álgido de cualquier carrera profesional. En el mundo de la música son pocos los cualificados para acceder a ella. En la Comunitat hay tres Conservatorios Superiores de Música, uno por provincia. Profesionales, investigadores, docentes y altos cargos, «todos nos conocemos», asegura uno de los aspirantes al examen que prefiere mantenerse en el anonimato. «Pero algunos tienen una relación demasiado estrecha», añade.

La oposición a la cátedra de música en la especialidad de 'repertorio con piano para instrumentos' se convocó por primera vez en la Comunitat este año. Las pruebas se realizaron entre el 9 y el 12 de este mismo mes. Pero el sacrificio de los aspirantes se frustró debido a un proceso «plagado de irregularidades», tal y como expresan el grupo de opositores afectados que han llevado a cabo la denuncia.

De las más de 30 personas que concurrieron en el examen tan solo llegaron a la segunda fase de las pruebas siete. Los mismos siete que después, obtuvieron las plazas, pese a haber 20 convocadas. Los denunciantes aseguran que son demostrables la vinculación de parentesco, familiar directa o de amistad de los siete aspirantes que superaron el proceso con alguno de los miembros del tribunal.

«Se muestran indicios claros de prevaricación por parte del tribunal, cumpliendo totalmente las previsiones de aquellos que superaron la fase de oposición por sus afinidades personales», indican en la denuncia. «Una de las que ha obtenido plaza es la mujer del Jefe de Estudios del Conservatorio Superior de Valencia, y otra era alumna predilecta y amiga íntima», confirman los opositores, uno a uno los siete casos. Pero el amiguismo no habría sido la única irregularidad cometida en el proceso de selección.

Según explican los aspirantes, a lo largo de las diferentes pruebas, pudieron constatar todas las faltas que podrían suspender el proceso o recursar al tribunal. «En una de las teóricas, dijeron el enunciado y después dejaron ir al baño con los apuntes. También tuvimos que esperar a un aspirante que llegó bastante tarde a una de las pruebas, que casualmente después fue uno de los que aprobó», relata uno de los afectados. Entre otras infracciones, esta vez cometidas en la parte práctica, explican que «la obra que debíamos interpretar la tienen en el repertorio habitual la mayoría de los que han obtenido plaza, incluso se habían grabado tocándola en sus redes sociales. En otra, como la especialidad es de acompañamiento, en una de las pruebas debíamos interpretar junto a otro músico y uno de los miembros del tribunal tocó junto a un aspirante».

Los opositores dicen sentir vergüenza por lo ocurrido, consideran que es «una burla y un insulto a todo nuestro trabajo». Muchos cuentan con un perfil docente o de investigación, por ello, también quedaron sorprendidos al ver la gran diferencia en las calificaciones. «Quienes obtuvieron plaza tenían notas superiores a siete y ocho, mientras el resto obtuvimos calificaciones inferiores al dos, pese a conocer a la perfección el temario y ser capaz de desarrollarlo sin problemas», relatan.

Por el momento han interpuesto un recurso de alzada, pero creen que la administración no responderá ante la interposición. Ellos están dispuestos a seguir adelante, «queremos que se suspenda y que sea un tribunal externo quien pondere, iremos a un contencioso administrativo». Piden responsabilidad a las autoridades para garantizar un proceso transparente.