TIEMPO DE DESCUENTO

Álvaro Mohorte
ÁLVARO MOHORTEValencia

Mientras que en la Administración todo espacio se ocupa y todo plazo se agota; en las sagas, toda trama se apura y todo éxito se exprime. Esta primavera termina un buen número de historias que mantienen en vilo a sus seguidores y otras tantas que no daban ya más de sí. En la gran pantalla de fuera de casa (ya que hay salas con superficies de proyección más pequeñas que una Telefunken K30), está claro que la última pelea de 'Los Vengadores' (Avengers: Endgame, 2019) es el caso más claro de extinción de una franquicia que ha dado ya tanto de sí como la rebequita de la estanquera de 'Amarcord'.

Sin embargo, los casos se amontonan al hablar de series. El más evidente es 'Juego de Tronos', que se ha dejado un margen de dos años antes de la temporada final para que los rezagados hayan tenido tiempo para meterse entre pecho y espalda sus casi 70 horas de crueldades, asesinatos, venganzas, asesinatos, traiciones y asesinatos en ocho temporadas de fantasía medieval en HBO en las que... ¿he dicho que parece que no va a salir vivo ni el apuntador?

También se les acaban los riesgos y la condena a las presas de la cárcel de Litchfield (Netflix) de 'Orange is the new black', después de siete temporadas en las que ha dado tiempo a que termine hasta la copia española 'made in Fox' llamada 'Vis a vis'. Eso sí, no todas despiertan tantas ganas y algunas están enfilando la meta con la lengua fuera y ante un desinterés nada disimulado de buena parte de las gradas.

Si moló en su día 'Homeland' (Showtime), ocho temporadas después de retorcer el brazo a la agente de la CIA Carrie Mathison... ¡oye, pues se acabó lo que se daba! Lo mismo pasa con los juegos de parejas de The Affair, que con cinco temporadas te da igual que sean felices, coman perdices o que se acaben liando con la terapeuta que lleva lo suyo. Tampoco les queda mucho enigma que descubrir en 'Elementary' (CBS) al señor Holmes y a la señorita Watson, después de siete temporadas. Y qué decir de Mr. Robot, con un Rami Malek que dio el campanazo con la primera temporada y, por mucho que el espectáculo deba continuar, el chico ya está a otra cosa tras lucir palmito con su oscar por hacer (muy bien) de Freddie Mercury.

En otro estadio están las que hay que finiquitarlas como a los caballos que se parten la pierna en las carreras: los chicos de 'The Big Bang Theory' tienen ya poco de chicos tras 12 temporadas. La edad es un mal componente en la fórmula de las jóvenes promesas. Ahora, que acaben bien o mal depende de muchas cosas, aunque se les puede ver venir, como ocurre a la mala pinta que ha cogido Ford Almussafes y las segadas de personal que la compañía ha empezado por Alemania (5.000 empleos del ala) o a las elecciones autonómicas, municipales, nacionales y europeas, donde el Trono de hierro puede estar al alcance del menos decepcionante.