El lugar con mayor riesgo sísmico de la Comunitat Valenciana

Vista de Torrevieja, en la zona de cala del Moro. /LP
Vista de Torrevieja, en la zona de cala del Moro. / LP

La comarca alicantina de la Vega Baja es la de mayor riesgo sísmico de la región

José Molins
JOSÉ MOLINSValencia

Un terremoto es sin duda uno de los desastres naturales más temidos por las personas, y aunque España no tiene ni de lejos la actividad sísmica de otros países como Japón, sí se producen movimientos de tierra con cierta frecuencia. En la Comunitat la zona con más riesgo es el sur de Alicante, en concreto la comarca de la Vega Baja por su situación y características. Un informe del Instituto geológico y minero ha analizado los mayores seísmos de la historia en nuestro país, entre los que hay tres en la región valenciana. Y el estudio avisa de que en las zonas donde hubo terremotos pueden repetirse de nuevo.

El Instituto geológico y minero de España analiza los mayores terremotos de la historia, y en algunas zonas pueden repetirse

En lo que llevamos de año 2019 se han producido varios temblores de tierra en esta zona alicantina. El mayor fue en marzo, cuando hubo un seísmo de 3,2 grados en Torrevieja, mientras que el pasado agosto fue de 2,2 en la comarca. El más reciente afectó a Elche hace sólo unos días, el pasado 28 de mayo, con 2,3 grados.

Los mayores temblores producidos en la Comunitat ocurrieron precisamente en Torrevieja, Tavernes de Valldigna y Estubeny, que aparecen en el catálogo de efectos geológicos del informe. El primero fue el de Tavernes, a finales del siglo XIV, en 1396, con daños importantes en la localidad, Alzira, Simat y Cullera, pero sin víctimas mortales, mientras que el de Estubeny llegó en el XVIII, en 1748 y destruyó por completo la población, junto a Sellent y Montesa, dejando 38 muertos.

Torrevieja registró el peor terremoto en 1829 y este año ya ha tenido otro de 3,2 grados

El más reciente fue el de Torrevieja, en 1829, que resultó también el más destructivo de la historia en la región, con una magnitud de 6,6 grados. Dejó casi destrozadas Torrevieja, Almoradí, Benejúzar y Guardamar, que tuvieron que ser reconstruidas prácticamente en su totalidad y provocó casi 400 muertos y otros tantos heridos. Esto obligó a cambiar la forma de construir allí, con ausencia de edificios altos para evitar derrumbes.

Precisamente en esta zona hubo otro considerable seísmo hace unos años, en agosto de 2008. Un terremoto de 3,4 grados en el sur de Alicante, con epicentro en Los Montesinos y que se dejó sentir en Algorfa, Elche, Crevillent, Torrevieja, Orihuela, Guardamar y Santa Pola. De nuevo la Vega Baja. Una comarca que siempre se encuentra en alerta. El instituto geológico así lo expone y recuerda que es habitual que se repitan en algunas zonas, como en la localidad murciana de Lorca, que en 2011 sufrió el mayor terremoto de España en este siglo, ya que se trata de la zona sismológica más activa del país y el pasado diciembre padeció otro de 3,5 grados, y en 2016 ya había sentido uno de 3,7.

Valencia, zona propensa

Pero también el golfo de Valencia es una zona propensa, con movimientos telúricos regulares, aunque no han provocado víctimas ni daños importantes. El más grande de este siglo ocurrió en septiembre 2003, cuando la ciudad sufrió un terremoto de 4,3º de magnitud en la escala Richter, el mayor en 34 años, seguido por varias réplicas. En Chiva hace 50 años se produjo un seísmo de 4,6 grados, en 1969, y once años antes hubo otro en Gavarda de la misma magnitud. El mayor de los ocurridos en Valencia en los últimos cien años fue en 1945, en Ontinyent, de 4,9 grados. Más reciente, en 2006 afectó al Rincón de Ademuz con 4,5 grados, en Casas Altas.

Aumento de los seísmos en los últimos 15 años

La actividad sísmica en la Comunitat es frecuente y bastante regular, aunque afortunadamente los terremotos son de baja intensidad y no producen víctimas. En los últimos años se han intensificado los seísmos en la región, y cada dos o tres meses algún punto de Valencia o sobre todo Alicante suele aparecer en las listas del Instituto geográfico nacional reflejando un temblor de tierra. En julio de 2017 el Golfo de Valencia registró un terremoto de 2,8 grados de magnitud a una profundidad de 12 kilómetros en el mar. Era el tercero, ya que el mes anterior hubo dos de baja intensidad frente a las playas de Sagunto, y en mayo de ese mismo año hubo otro cerca de la capital de 2,5 grados.

En 2009 se registraron siete terremotos en 12 días en la provincia de Castellón. En febrero de ese año con el epicentro en Sollana. De 2,6 de magnitud, se sintió en buena parte de la Ribera Baixa y l'Horta Sud, y poco antes Albuixech se había convertido en el epicentro de un seísmo de 2,8 grados.

Y en julio 2008 en Barxeta la intensidad fue de 3.5 grados, y se dejó sentir en otras cinco comarcas. Precisamente, en este mismo municipio se habían registrado 3,4 un mes antes. En enero de 1999 hubo otro movimiento de estos niveles en Valencia. Tuvo como escenario Daimuz y llegó a marcar 3,8 grados.