La legislatura acaba con 8 obras pendientes y 4.000 niños en colegios de barracones

Obras de construcción del nuevo colegio 103 de Valencia, en una imagen del pasado enero. / Juanjo Monzó
Obras de construcción del nuevo colegio 103 de Valencia, en una imagen del pasado enero. / Juanjo Monzó

Sólo uno de los centros íntegramente en instalaciones prefabricadas incluidos en Edificant ha sido adjudicado ya

Joaquín Batista
JOAQUÍN BATISTAValencia

El curso 2018-2019 acabará con algo más de 4.000 alumnos estudiando en colegios formados íntegramente por barracones, la mitad de los que iniciaron la legislatura en esta situación. Aunque el Consell del Botánico ve la botella medio llena, la cifra -bastante utilizada durante la campaña electoral- evidencia que las promesas lanzadas durante el mandato no han podido hacerse realidad. Ni la primera, que preveía llegar a eliminar todas las aulas prefabricadas incluyendo las situadas en centros conformados parcialmente por módulos provisionales, es decir, que tienen también instalaciones de ladrillo; ni la segunda, menos ambiciosa y lanzada a mediados de la legislatura, que insistía en que se habrían adjudicado o estarían en ejecución las obras para sustituir todas las escuelas formadas completamente por estas instalaciones precarias.

El dato más actual reconocido por Educación en declaraciones públicas y en respuestas parlamentarias, el de 4.000 alumnos, concuerda con las cifras que publica el Portal de Transparencia de la Generalitat, que permite consultar la matrícula de todos los centros, si bien la última actualización se refiere al número de estudiantes del curso pasado (4.588). En cualquier caso la variación entre ejercicios será mínima. Si se tienen en cuenta también los parcialmente en barracones (más de 130), cuya situación no llegar a ser tan crítica como la de los anteriores, la cifra oficial se eleva a casi 14.000.

Serán las comunidades educativas de 15 centros de titularidad de la Generalitat las que terminarán junio rodeadas (del todo) de chapas metálicas provisionales. Eso sí, a partir de septiembre la suerte será bien distinta, pues algunas de las obras de los nuevos colegios están avanzadas. Los que mejores perspectivas tienen son los alumnos y docentes del 103 de Valencia y del Cremona de Alaquàs, que deberían estrenar instalaciones el curso próximo.

Datos oficiales

Parcial y totalmente en barracones
Curso Alumnado
2010-2011 30.248
2011-2012 25.555
2012-2013 22.021
2013-2014 19.760
2014-2015 19.342
2015-2016 19.589
2016-2017 19.437
2017-2018 19.171
2018-2019 13.823

Les siguen los del Ceip La Xara de Dénia, donde los primeros trabajos en la parcela comenzaron a principios de mes. La duración de las obras será de un año. Es la única de las seis escuelas íntegramente en barracones incluidas en el Plan Edificant -de cesión de competencias para la construcción- que ha llegado a esta fase. El resto no están ni licitadas.

En cuanto al Regina Violant de Almassora y El Rajolar de Aldaia, el contrato de obras ha sido recientemente adjudicado, por lo que el inicio de los trabajos (reinicio en el caso del primero, paralizado por discrepancias entre la constructora y la conselleria) está ya encarrilado. La lista de los mejor posicionados, en el sentido de que ya está en marcha el concurso público para elegir a la empresa encargada de ejecutar las obras, la cierran el Gasparot de la Vila Joiosa y el Bracal de Muro de Alcoy. Exactamente se están valorando las ofertas de la licitadoras.

El resto, un total de ocho centros, se encuentran en estadios previos y bien distintos. Tres dependen del servicio de Infraestructuras de la conselleria. El aulario de Vilanova d'Alcolea del colegio rural El Trescaire tiene el proyecto constructivo ya redactado y la siguiente fase debería ser la licitación de las obras, mientras que el Dama de Guardamar de Guardamar del Segura, cuyos barracones sufrieron un incendio a mediados de abril, tampoco debería tardar en llegar a esta fase, pues existe consignación en los presupuestos de 2019. Más retrasado está el Ceip Amanecer de Torrevieja. Actualmente se ultima el expediente de urbanización de la parcela, que acaba de ser cedida a la conselleria.

461

millones se habían comprometido hasta enero de 2019 para que los ayuntamientos asumieran obras en sus centros vía Edificant. Muchos de ellos están parcialmente en instalaciones prefabricadas.

Los ya construidos

En cuanto a los cinco restantes, incluidos en Edificant -programa impulsado por el Consell cuando fue consciente de que no podía asumir todas las obras necesarias-, los ayuntamientos están licitando la redacción de proyectos en el mejor de los casos: son el Jaume I de Vinaròs, Santa Infancia de Elda, Álvaro Esquerdo de La Vila, Les Foies de Gandia y Santa Quiteria de Almassora.

El Botánico heredó 25 colegios íntegramente en barracones. Cuando anunció el primer plan de obras (enero de 2016) seis ya estaban en ejecución tras haber sido licitados (y alguno adjudicado) en la legislatura previa, por lo que ya funcionan: IES Playa Flamenca, Ceip Rosa Serrano, Ceip Perelló, Ceip Evarist Calatayud, IES Honori García y Ceip Nuevo Alcázar. También están abiertos el Cardenal Tarancón, el IES de Rojales, el Playas de Orihuela y el Villar Palasí de Sagunto. En estos la fase administrativa también había avanzado en algún caso con el ejecutivo popular.

Más