La internalización de las resonancias arranca sin asumir a los especialistas del Hospital General

La internalización de las resonancias arranca sin asumir a los especialistas del Hospital General
Irene Marsilla

El comité de empresa de Eresa alerta del riesgo de incorporar a personal sin experiencia

Daniel Guindo
DANIEL GUINDOValencia

«Los teléfonos están que arden». Así acaba de resumir el comité de empresa de Eresa la situación de intranquilidad que ha comenzado a extenderse entre los profesionales que llevan a cabo las resonancias magnéticas en buena parte de los hospitales públicos bajo la fórmula de la concesión a la UTE Erescanner Salud, después de conocer que en el Hospital General de Valencia no se va a subrogar a estos profesionales.

En concreto, a partir del próximo viernes, los primeros siete especialistas de este centro sanitario tendrán que abandonar sus puestos de trabajo después de ser informados de que, finalmente, los profesionales de este hospital no serán subrogados. Los motivos alegados por la dirección del centro son que no tiene lugar una sucesión de empresas, puesto que el centro no asume la actual maquinaria. En su lugar llegarán resonancias nuevas donadas por la Fundación Amancio Ortega.

Los representantes de los trabajadores han denunciado la situación porque en un primer momento se les garantizó que continuarían en sus puestos, decisión que ahora ha cambiado. Por tanto, si la Conselleria de Sanidad no interviene y modifica la decisión del hospital, en total serán 25 los especialistas que tendrán que abandonar sus trabajos en los próximos cuatro meses.

Desde el comité valoran que se trata de personal con más de 15 años de experiencia (algunos, incluso, con 30 años de desempeño de estas funciones) y que, frente a ello, se van a incorporar titulados de la bolsa de Sanidad que carecen de ese bagaje profesional. Por tanto, estos representantes alertan del peligro de que «se prioricen los titulares de la reversión frente a las necesidades del paciente y el plan de reducir las listas de espera», como ha apuntado Joaquín Bosch, presidente del comité.

Además, y aunque Sanidad se ha comprometido a subrogar también al personal del resto de los hospitales, temen que la decisión del General siente un precedente y se pueda extender al resto de hospitales públicos, por lo que reclaman la intervención de la consellera de Sanidad, Ana Barceló (también presidenta del patronato del General) para que reconduzca esta medida y garantice que, tal y como ha prometido, tendrá lugar esa subrogación en todos los centros hospitalarios.