La rotura de una tubería obliga a cerrar la UCI del hospital de Llíria

La rotura de una tubería obliga a cerrar la UCI del hospital de Llíria

El sindicato CSIF reclama una revisión de todas las infraestructuras sanitarias tras hundirse hace unos días parte del techo interior del Arnau

I. DOMINGOValencia

La Conselleria de Sanidad ha tenido un inicio de curso complicado en el terreno de las infraestructuras. Si el pasado martes se hundía una parte del falso techo de la entrada principal del hospital Arnau, hoy viernes se conocía una inundación en el centro sanitario de Llíria, que obligó a evacuar a los pacientes de la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI), según la denuncia realizada por el sindicato CSIF.

Según la Central Sindical Independiente y de Funcionarios, los hechos se produjeron el miércoles por la tarde, cuando el reventón de una tubería de agua caliente inundó tanto la sala de la UCI como la Unidad de Cirugía Sin Ingreso (UCSI), por lo que los pacientes -los cinco que se encontraban ingresados en ese momento- tuvieron que ser evacuados a la sala de observación de Urgencias y, posteriormente, reubicados en otras dependencias del centro hospitalario.

Las mismas fuentes sindicales señalaron que actualmente el área está cerrada y la previsión es que permanezca así unos días mientras la conselleria realiza los arreglos. Aspecto que confirmó el departamento que dirige Ana Barceló aunque no especificó el tiempo de clausura.

Desde Sanidad explicaron que la fuga de agua se detectó en la segunda planta de hospitalización debido a la rotura de la válvula de cierre general de agua sanitaria caliente durante las maniobras realizadas para el arreglo de dos tramos de tubería en la planta. Según la conselleria, «se había programado esta tarea de sustitución y reparación de algunos tramos de tuberías mediante codos y manguitos de polipropileno al haberse detectado fugas tras el tratamiento de legionela».

El agua se filtró a la UCI, que se encuentra en la primera planta, y también se vio afectada una pequeña área de la UCSI debido al traspaso de agua por los patinillos que llegó hasta la planta baja, produciendo algún desperfecto sin importancia en varios despachos.

Una vez taponada la fuga de agua, el personal de mantenimiento del hospital de Llíria revisó todo el edificio «para asegurar que no había ninguna otra eventualidad», apuntaron desde la conselleria.

La conselleria asegura que la avería está solucionada y que se han inspeccionado todas las plantas del centro

Ante este incidente, producido un día después del desprendimiento de un falso techo del vestíbulo principal del hospital Arnau, el CSIF reclamó a Sanidad una revisión de las instalaciones de todo el departamento de salud Arnau-Llíria y de, en general, las infraestructuras sanitarias. La organización lamentó que no exista un plan de rehabilitación y exigió «una revisión urgente ante el peligro de que ocurran más percances».

Precisamente sobre el hospital Arnau, desde este viernes y hasta el lunes por la mañana, el acceso principal está cerrado para los trabajos de reparación y sustitución que ejecuta la conselleria.