La herida que tardará en curar en el barrio de la Canterería

ONTINYENT Una de las muchas viviendas arrasadas por el agua y el barro en la Canterería./ DAMIÁN TORRES
ONTINYENT Una de las muchas viviendas arrasadas por el agua y el barro en la Canterería. / DAMIÁN TORRES

La zona, casi vacía de vecinos, presenta un aspecto desolador, con viviendas que amenazan ruina y pertenencias entre el barro

MANUEL GARCÍAONTINYENT.

Los pasos sobre el barro se escuchan y comparten espacio junto al rumor del Clariano. Ahora ya menos feroz, sin embargo, el río deja tras de sí un panorama casi apocalíptico. Caminar junto a las viviendas más afectadas es llegar al 'más difícil todavía' de las desgracias, de los daños. En una casa bicicletas y mesas amontonadas entre el barro. En la contigua, una furgoneta que apenas se distingue y en una tercera electrodomésticos y enseres forman un amasijo indescriptible.

LAS PROVINCIAS comprobó, a primera hora de la mañana de ayer, los efectos del desbordamiento del río tras un episodio de más de 300 litros por metro cuadrado, desafortunadamente histórico y que viene a colocarse en la primera posición del libro de registros de las precipitaciones.

Con cuentagotas llegan vecinos que salen con el mismo rostro triste con el que entraron. Saben que tendrán ayudas pero eso no les consuela.

Desde el Ayuntamiento se ha movilizado a un equipo multidisciplinar de 14 profesionales para atender a las 38 personas que permanecen en el albergue municipal hasta que se certifique la seguridad de sus viviendas. Quienes no tengan alojamiento ni alternativa serán reubicados en viviendas de alquiler cuyo coste asumirá el Ayuntamiento hasta que se confirme la llegada de ayudas de otras administraciones.

Según informaron desde el Ayuntamiento, y de cara al fin de semana, 7 de los 38 alojados en el albergue serán trasladados a un hostal en régimen de pensión completa por sus características: una de estas familias está formada por una embarazada de 9 meses y su marido; otra es un matrimonio con una hija con diversidad disfuncional psíquica grave; y los componentes de la tercera familia presentan síntomas de ansiedad.

A lo largo de la mañana de ayer, y con la colaboración del voluntariado de Protección Civil, se acompañó a las personas alojadas en el albergue a sus domicilios, para coger objetos de valor, ropa o medicamentos, así como poder evaluarse cuáles van a ser sus futuras necesidades sociales.

La concejala de Servicios Sociales, Paula Soler, recordó a todas aquellas personas que hayan sido desalojadas de la calle Canterería pero se encuentran en estos momentos en algún domicilio de familiares o amigos, que pueden dirigirse al departamento de Servicios Sociales para comunicar cuál es su situación y cuáles van a ser sus necesidades.

No faltaron las visitas de políticos. El diputado de Compromís en el Congreso, Joan Baldoví, anunció que presentará una iniciativa parlamentaria para que se habiliten «con la mayor rapidez posible» ayudas a las personas afectadas por la gota fría. El concejal y portavoz de Compromís per Ontinyent, Nico Calabuig, destacó que se han puesto a disposición del equipo de gobierno municipal para «lo que haga falta».

Además, el presidente nacional del Partido Popular, Pablo Casado, estuvo en la zona junto a la presidenta del Partido Popular de la Comunitat Valenciana, Isabel Bonig, y otros representantes populares. Casado mandó un mensaje de tranquilidad a los vecinos y afirmó que, ante este tipo de situaciones, «prima la unidad. En estos casos no caben las siglas y estamos todos juntos». Casado comprobó los daños sufridos en algunas de las viviendas del barrio y dialogó con algunos de los vecinos afectados.

Más