«Nuestra hija tiene ataques de ansiedad por lo que ocurrió»

Máximo Fernández

M. G.ONTINYENT.

Máximo Fernández, su esposa y uno de sus hijos salen de la Canterería después de haber recuperado «lo único que hemos podido». Apenas llevan un puñado de objetos encima, incluyendo una muñeca. Su casa, ubicada en el número 103 del barrio, fue arrasada por el agua en un episodio que está generando problemas a otra de sus hijas: «Mi hija tiene ataques de ansiedad porque pasó mucho miedo». Ahora, permanecen en un albergue municipal donde están siendo «muy bien tratados», ya que les aprovisionan de techo, ropa y comida. Los elogios al Ayuntamiento ontinyentí se transforman en críticas al recordar lo ocurrido en la noche del jueves al viernes. «Cuando volví de llevar a trabajar a mi mujer, a las cinco y media de la mañana, me di cuenta de que nos teníamos que ir. Cogí a mis tres hijos (de 16, 14 y 8 años) y salimos por nuestro propio pie», explica. Reconoce que sólo pudo salvar su vehículo, «hay algún vecino nuestro que no lo encuentra y no sabe si está aquí o en Gandia», añade. Hasta aquí llegan las buenas noticias para la familia de Máximo, pues las pérdidas incluyen una gran cantidad de objetos, entre ellos, «una nevera que apenas teníamos un día y que habíamos estado pagando a plazos en el último mes».