«Si llega a caer el tejado entero me quedo enterrado»

Jesús Pla, de 50 años, aún tiene los ojos humedecidos. El cansancio se acumula en su cuerpo. Aún recuerda lo ocurrido en la mañana del jueves, cuando, hacia las nueve, parte del tejado de su vivienda se derrumbó. «Yo estaba en el piso de arriba y tuve suerte de que sólo cayó una parte, porque si llega a derrumbarse entero me quedo enterrado en mi casa». Los bomberos lo rescataron media hora después. Ahora, se plantea volver a casa de sus padres.