La educación más solidaria

Una profesora con cuatro niños en una escuela infantil. / lp
Una profesora con cuatro niños en una escuela infantil. / lp

Casa Caridad ayuda a escolarizar a cien menores en riesgo de exclusión

S. V.

valencia. Casa Caridad lucha contra la desigualdad infantil y la pobreza desde sus escuelas infantiles, pero también una vez finalizados los años que los menores se encuentran en sus instalaciones. Así, el Departamento de Trabajo Social de este servicio lleva meses preparando toda la documentación necesaria para que las más de 90 familias que atiende con hijos con edades comprendidas entre los 2 y 3 años puedan acceder con garantías al proceso de admisión del alumnado para el próximo curso. En concreto, la asociación está trabajando con 18 familias en el centro de Pechina, 42 en el de Benicalap y 30 familias de la escuela infantil de Torrent. En total cerca de un centenar de menores en riesgo de exclusión.

Así, a través de la labor de los trabajadores sociales se acompaña a las familias en todo este proceso garantizando de este modo la obtención de una plaza pública para sus hijos y evitando la desescolarización. Además de proporcionar información, muchas de estas familias necesitan la ayuda de Casa Caridad para realizar los trámites administrativos como rellenar la solicitud o preparar los documentos necesarios para la preinscripción.

«La situación socioeconómica de las familias no debe determinar el acceso de los menores a la educación. Sabemos que uno de los aspectos relacionados con el absentismo y el abandono escolar es la pobreza infantil y en Casa Caridad ayudamos a las familias no solo a conciliar o cuidar de sus hijos mientras buscan un empleo sino a que sus hijos accedan en igualdad de condiciones a la educación para que tengan un futuro mejor», explica Pablo Yaniz, responsable de Trabajo Social de las escuelas infantiles de Casa Caridad.