Los modelos de coche que más se roban

Atasco en la ciudad de Valencia. / Juan J. Monzó

Valencia, entre las provincias con más denuncias por hurto en vehículos

Jaume Lita
JAUME LITA

Coche antiguo, con más de 10 años y que ya no se comercializa, y preferiblemente en Valencia, Madrid o Barcelona es la combinación perfecta para sufrir un robo de coche o hurto de algún objeto en el interior de un vehículo asegurado. Las estadísticas dadas a conocer referentes a coches indemnizados por el seguro por robo dejan datos que vienen marcados por un descenso de estos delitos en los últimos años pero un aumento en la sustracción de piezas para su posterior comercialización internacional.

Se roba menos, sí, pero se busca más el coche antiguo. Los vehículos y modelos con una antigüedad mayor a los 10 años concentran la mayor parte de los delitos. Las cifras arrojan un cambio en la tendencia dado que se buscaba robar el coche para su posterior utilización pero ahora su fin es la comercialización bien sea el utilitario completo o alguna de las piezas interiores. Este uso posterior conduce a un escenario en el que grupos criminales están detrás de los robos que posteriormente adquieren una dimensión multinacional para obtener el mayor beneficio de aquello sustraído.

Estos robos, en su vertiente geográfica, se concentran en aquellas provincias con un mayor parque de vehículos. Así, en Valencia, junto con Madrid y Barcelona, se tiene una elevada probabilidad de sufrir un hurto en el vehículo. Alicante y Castellón aparecen en el según escalafón de dicho índice con una probabilidad media de sufrir un robo.

Siguiendo con la probabilidad de robo, según los datos obtenidos por el análisis presentado por la Asociación Empresarial del Seguro, el modelo con mayor ratio como objetivo de robo es el Citroën Xsara que concentra un 5% de todos los hurtos. Le sigue en segunda posición los SEAT Ibiza con un 4,7% de los robos por delante de Volkswagen Golf, SEAT León y BMW Serie 3. Estos datos hay que analizarlos, se apunta desde el estudio, con una perspectiva referente a la antigüedad de dichos modelos ya que 3 de cada cinco SEAT Ibiza y Volkswagen Golf robados tienen más de 10 años, es decir, que los coches objetivos por los ladrones son a grandes rasgos aquellos vehículos que antaño fueron populares y ahora incluso ya no se comercializan o tienen versiones posteriores.

Los coches con mayor y menor probabilidad de ser robados

Con todos los datos recogidos tres modelos suman por su antigüedad los mayores datos de probabilidad de sufrir un robo. Un Citroën Saxo tiene un 240,7% de probabilidad de ser robado por completo o alguna de sus piezas, muy por delante del 151,8% de probabilidad que se tiene con un Peugeot 407. La tercera posición de estos coches 'gafes' es un modelo nuevo en comparación con los otros dos. El Dacia Duster suma un 146,5% de probabilidad de sufrir un robo.

En el otro extremo de la tabla se encuentran aquellos coches con menor probabilidad de ser objetivo para los ladrones. El coche con mejor índice es el Hyundai i30 con un 70% menos de probabilidad de ser robado, por delante del Kia Ceed y el Hyundai.