La ciclogénesis arranca hoy y Aemet prevé 140 litros en doce horas

Un vecino de la plaza Músico Antonio Eiximeno, ayer junto a la zona inundada de esta parte de la Malvarrosa. / lp
Un vecino de la plaza Músico Antonio Eiximeno, ayer junto a la zona inundada de esta parte de la Malvarrosa. / lp

Decenas de operarios se afanan en acondicionar la Universitat Politècnica tras afectar la lluvia a laboratorios, aulas, museos y ascensores

D. G./J. B. VALENCIA.

El día de ayer sirvió de jornada de transición para tratar de recobrar la normalidad ante las fuertes lluvias que se esperan a partir de hoy. El sábado despidió a la última gota fría que ha padecido la Comunitat -y que anegó las comarcas de La Safor y La Ribera y colapsó el tráfico en Valencia el viernes- para servir de antesala para la ciclogénesis que arranca hoy y que se endurecerá mañana con intensas precipitaciones de hasta 140 litros por metro cuadrado acumulados en doce horas, según las previsiones que maneja la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet).

La calma de ayer, apenas se recogieron 16 litros en Alcoy y 14 en Ontinyent como registros máximos, dará paso hoy a fuertes tormentas, que se agravarán especialmente de madrugada y durante el día de mañana. Aemet, de hecho, ha activado para hoy el aviso nivel naranja en el litoral de Castellón, donde se esperan acumulados de hasta 100 litros en doce horas, y el nivel amarillo en el resto de la provincia -hasta 80 litros en medio día- y la costa de Valencia y la mitad norte de Alicante -con picos de unos 20 litros por hora-. Las mayores intensidades se prevén para última hora de la tarde y noche. De madrugada, ya de mañana, las precipitaciones irán en aumento, especialmente en Valencia y Alicante. En las comarcas de La Safor y La Marina, sobre todo, la previsión que maneja Aemet es de acumulados de hasta 140 litros por metro cuadrado en doce horas. En el resto de la Comunitat se mantiene mañana el aviso nivel amarillo, con hasta 80 litros en medio día y picos de intensidad de 30 litros por hora.

Más

Ante la dura jornada del viernes, que dejó en la capital del Turia las lluvias más intensas de la última década, con casi 114 litros en todo el episodios y acumulados de más de 54 en una hora, los trabajos para recuperar la normalidad se sucedían ayer. En la zona de la Universitat Politècnica, enclave que aglutinó las mayores intensidades, decenas de trabajadoras de la limpieza se afanaban en sacar el agua de diferentes plantas bajas desde primera hora de la mañana. Incluso tuvieron que batallar con el barro, como sucedió en el Agromuseo de Vera, que linda con la ermita y donde el caudal alcanzó varios palmos de altura.

Los trabajos se centraron en la Ciudad Politècnica de la Innovación, donde se podían ver ayer plantas bajas abiertas para facilitar la ventilación y el secado de los suelos y mobiliario, así como en las Escuelas Superiores de Telecomunicaciones e Industriales. La primera resultó especialmente afectada por las precipitaciones y se anegó la planta baja. Algunas aulas llegaron a encharcarse y lo mismo sucedió con despachos y zonas de servicios. Entre las consecuencias más llamativas del temporal está la inundación de varios parkings, cuyos accesos ayer continuaban impracticables, y la parada de ascensores por la lluvia torrencial, lo que provocó que el viernes varias personas con movilidad reducida tuvieran dificultades para salir de sus edificios. Los laboratorios también se vieron afectados.