By-pass y N-340, entre las carreteras españolas con más accidentes de camiones

Uno de los tramos del by-pass. / J. J. Monzó
Uno de los tramos del by-pass. / J. J. Monzó

Un informe europeo también sitúa la V-31 y la A-3 como las vías con mayor número de siniestros con motos

Isabel Domingo
ISABEL DOMINGOValencia

La Comunitat Valenciana tiene dos de los tramos con más accidentes de camiones de España y, también, los dos tramos con mayor siniestralidad entre ciclomotores y motos, según el último informe EuroRAP, un programa europeo de evaluación del riesgo en carretera en el que participa, en el caso español, el RACE y que ha revisado 24.866 kilómetros de la red estatal.

Se trata, en el caso de los vehículos pesados, del tramo de la A-7 (más conocido como by-pass) que discurre entre Puçol y Ribarroja y la N-340 entre Peñíscola y Vinaròs, dos de las vías habituales en los rankings anuales sobre accidentes y nivel de riesgo. En el caso de las motos, dos tramos de la V-31 (Pista de Silla) y la A-3 son los que recoge el informe europeo entre los diez más peligrosos de España.

El tramo de la A-7 que incluye el documento tiene pendiente las obras de ampliación

La publicación del informe coincide con el balance de siniestralidad de la Dirección General de Tráfico (DGT) correspondiente al número de fallecidos en 2018, que dejó a la Comunitat con la peor cifra de muertos en siete años -al contabilizarse 133 personas- y con el mayor incremento de todas las comunidades autónomas.

A ello también se suman los datos que la Cámara de Contratistas ha puesto sobre la mesa en más de una ocasión para reclamar mayores inversiones en la Comunitat. Esto es, que la red de carreteras estatales en la tres provincias es de las que mayor tráfico soporta en toda España (un 15% más que la media nacional) y que la red viaria valenciana recibe la mitad de la inversión necesaria para garantizar la conservación y el mantenimiento.

En el EuroRAP la Comunitat sólo se salva en el análisis global del nivel de riesgo, donde queda por debajo de la media nacional (un 4,19% frente al 12,14% estatal). Aquí es Aragón la que encabeza el ranking, con un 35,07%. Por otro lado, de los 1.589 kilómetros analizados en Valencia, Castellón y Alicante, el informe concluye que el 66,6% cuentan con riego elevado de accidentes.

En conjunto, la Comunitat cuenta con tres tramos de riesgo: la N-330, en el cruce de Utiel con la N-III hasta Sinarcas; la N-340 en la variante de Nules; y la N-332 entre Favara y Sueca.

30 km de la A-7

El by-pass, que repite de nuevo en el informe europeo, es la carretera valenciana que cuenta con más kilómetros afectados por número de accidentes, ya que tiene 30. Precisamente parte de ellos corresponden al tramo central de la primera corona del área metropolitana y tienen pendiente la ampliación reactivada por el Ministerio de Fomento en 2014 y que se arrastraba desde 2009.

A finales del año pasado el departamento de José Luis Ábalos publicaba aprobaba el trazado definitivo, por lo ya se pueden redactar los proyectos constructivos de los tres subtramos en que se ha dividido la ampliación (costará unos 288 millones) y que discurren desde la CV-32 hasta la A-3.

La DGT restringió en septiembre el paso de vehículos pesados entre Peñíscola y Vinaròs

En el caso de los doce kilómetros de la N-340, se corresponden con parte del trazado que la DGT restringió a la circulación de camiones en septiembre del año pasado con el objetivo de mejorar la seguridad vial en las carreteras convencionales. En este sentido, el informe de 2018 destaca que el 22% de los kilómetros de este tipo de vías tienen un riesgo elevado o muy elevado.

De forma paralela, Fomento obligó a los vehículos pesados al paso por la AP-7 con la bonificación de un 50% del peaje, lo que generó polémica al ser muy reducido el número de kilómetros beneficiados en Castellón.

Tanto el by-pass como la N-340 registran un 66,7% de accidentes sobre el total de vehículos. En el listado de los tramos de mayor siniestralidad también figuran otros dos puntos de la A-7 (entre Picassent y l'Alcúdia) y la nacional (desde Vinaròs hasta la frontera con Tarragona).

En el caso de las motos, los dos tramos valencianos están situados en el área metropolitana (como también sucede en Barcelona), ya que el de la V-31 discurre entre Beniparrell y la entrada a Valencia y el de la A-3, entre Manises y el acceso a la capital del Turia.

Más sobre accidentes en la Comunitat