Bonig promete limitar por ley las esperas sanitarias y financiar la atención en la privada

El PP achaca a «la falta de gestión» que las esperas para someterse a una ecografía oscilen entre los 16 días de Elda y los 721 de Alcoy

D. G.

La presidenta del PPCV y candidata a la presidencia de la Generalitat, Isabel Bonig, anunció ayer las medidas que aplicará si alcanza el Gobierno autonómico después de las próximas elecciones para atajar las listas de espera sanitarias que sufre la Comunitat. Bonig, después de reunirse con responsables de CSIF y el Sindicato Médico, anunció que, por ley, se establecerá un plazo máximo para las esperas (en función de cada patología o especialidad, o si se requiere una prueba diagnóstica o una intervención quirúrgica) y, si este plazo se supera, los afectados podrán optar por acudir a hospitales privados, derivación cuyo coste asumirá íntegramente la Generalitat. Con esta medida «se pretende que el paciente pueda ser atendido de forma rápida para evitar la prolongación de su enfermedad o que «se acreciente», resumió la portavoz.

Bonig lamentó que desde el inicio de esta legislatura, con el Gobierno del Botànic, las listas de espera han aumentado en 8.500 personas, hasta alcanzar las 66.488 personas «frente a las 57.000 que dejó el PP», y denunció la «improvisación total y absoluta» que ha provocado que «el segundo problema que tienen hoy los valencianos sean las listas de espera en Sanidad». «Es increíble. ¿Por qué en el Hospital del Vinalopó en Elda hay que esperar 16 días para una ecografía y en el de Alcoy 721 días?», se preguntó, para añadir que esta situación se debe a la «falta de gestión y la unificación de criterios».

Desde el Sindicato Médico valoraron de forma positiva el encuentro y animan al resto de formaciones políticas a mantener encuentros similares.

Desde CSIF, además, instan a la Conselleria de Sanidad a equiparar la subida de retribuciones de los celadores a la de médicos y enfermeros en el nuevo modelo de autoconcierto (incentivar las operaciones por las tardes y los fines de semana), el plan estrella del departamento para atajar las listas de espera. Mientras los facultativos reciben casi un 20% más que en el modelo anterior, las retribuciones a celadores han aumentado un 9%.