Las Provincias

El PP presenta la reforma para evitar que las elecciones coincidan con la Navidad

Rajoy y De Cospedal.
Rajoy y De Cospedal. / Efe
  • El Grupo Popular registra en el Congreso la proposición de ley que reduciría una semana la campaña en todos aquellos casos en los que se "repitan" los comicios por falta de acuerdo

  • De aplicarse esta modificación, y en caso de que se constate la imposibilidad de formar gobierno, los españoles serían convocados a las urnas el 18 de diciembre

Restan 28 días para que se cumpla el plazo legal, las Cortes sean disueltas y se convoquen nuevas elecciones. Y el acuerdo para formar Gobierno no está garantizado. En este contexto, el PP ha decidido, por un lado, otorgar un margen de maniobra a los socialistas para que encaucen su crisis tras la caída de Pedro Sánchez y, por otro, seguir adelante con la reforma de la ley electoral (LOREG) que evitaría que los comicios coincidan con la Navidad en caso de que se frustren unas negociaciones que no han comenzado.

El Grupo Parlamentario Popular ha registrado esta tarde la proposición de ley que acorta el tiempo entre la convocatoria electoral y la apertura de las urnas, de manera que en este caso puedan celebrarse las elecciones el 18 de diciembre. Los 54 días que, según la norma, deben transcurrir desde la fijación de los comicios hasta la celebración de los mismos, se quedarían ahora en 47.

Para que esto sea posible, los populares proponen reducir la campaña a ocho días, en lugar de los quince que contempla el artículo 51.2 de la ley electoral. Una decisión que se aplicaría siempre que sea necesario volver a abrir las urnas ante la falta de acuerdo de los partidos para sacar adelante la investidura, "la primera obligación de las Cortes Generales". "Dicha reducción del tiempo de la campaña se justifica en la idea de que estas elecciones convocadas de forma automática de acuerdo con el apartado quinto del artículo 99 de la Constitución son una repetición de las anteriores, por lo que los candidatos no necesitan el mismo tiempo para realizar las actividades destinadas a la captación de sufragios", reza el texto.

Fuentes populares esgrimen que la necesidad de reducción de los gastos ya se había planteado antes de las elecciones del 26 de junio y entienden que, de este modo, al recortar una semana la contienda queda garantizado para siempre "el ahorro" por parte de los partidos.

Del mismo modo, se ajustarían el resto de plazos que contempla la ley y se abre la posibilidad de "comunicar el mantenimiento de los representantes de los partidos, de las coaliciones o de las candidaturas que concurrieron a las anteriores elecciones generales" sin necesidad de repetir el proceso. "Asimismo -añaden los populares-, los electores residentes en el extranjero que hubieran solicitado el voto en las anteriores elecciones, no deberán reiterar su solicitud".

Procedimiento de urgencia

El PP agota así el margen que tenía para que la reforma pueda ser aprobada antes de que puedan disolverse las Cortes. El grupo solicita en consecuencia que la proposición se tramite "por el procedimiento de urgencia" y con "lectura única". El consenso que la primera fuerza política buscaba en el resto del arco parlamentario para presentar una iniciativa conjunta no ha sido posible. Las formaciones recuerdan que fue Mariano Rajoy quien fijó el primer debate de investidura el 30 de agosto a sabiendas de lo que implicaba y que, por lo tanto, a él le corresponde resolver el embrollo.

Aun así, los partidos respaldan mayoritariamente que se acometa una reforma. Ninguno está dispuesto a cargar con la responsabilidad de hacer votar al electorado el día de Navidad. Si hubiese acuerdo para la formación del Gobierno, sin embargo, la propuesta no correría ya ninguna urgencia y podría postergarse para poder pactar en el futuro una modificación legal más amplia.