Las Provincias

El ébola y la ofensiva contra el Estado Islámico centran el Consejo de Ministros

Rajoy y Sáenz de Santamaría

Rajoy y Sáenz de Santamaría / EFE

  • Morenés propone a sus compañeros del Gobierno el envío de instructores y aviones a Irak mientras que Santamaría presidirá la gestión de la crisis sanitaria

El Consejo de Ministros ha analizado la evolución de la situación generada por el caso de ébola detectado en la enfermera Teresa Romero y ha pedido autorización al Congreso para la participación de unidades españolas en la coalición internacional contra el yihadismo del Estado Islámico. Estas han sido las cuestiones principales de la agenda de la reunión del Ejecutivo, a la que han asistido todos sus miembros excepto el titular de Economía, Luis de Guindos, quien se encuentra de viaje oficial en Washington.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y sus ministros han repasado las medidas que se han puesto en marcha ante el primer caso de ébola diagnosticado en España y que será objeto de un informe que presentará ante el Consejo la titular de Sanidad, Ana Mato, según fuentes del Gobierno. Rajoy ha realizado esta semana varias llamadas a la tranquilidad ante este caso y dio instrucciones para crear el comité de seguimiento para garantizar la coordinación del Gobierno con los responsables de la Comunidad de Madrid y con las instituciones europeas.

El Gobierno también tiene previsto pedir al Congreso la autorización pertinente para la participación de unidades españolas en la coalición internacional contra el Estado Islámico. Al mismo tiempo, deberá concretar cómo va a ser esa participación, aunque el ministro de Defensa, Pedro Morenés, ya ha asegurado que España "no va a bombardear ni combatir sobre el terreno en Irak".

Utilización de sus bases

Morenés ha planteado al Consejo la posibilidad de que España aporte a la coalición la utilización de sus bases, aviones de transporte estratégico y el envío de instructores militares a Irak, entre otras opciones. Respecto a este envío de instructores, España está dispuesta a participar en el asesoramiento y la formación de efectivos una vez que se complete el diseño de estas acciones y su localización física, y se fijen también las prioridades del ejército iraquí en esta materia.

Se trataría de una misión similar a la que ya desarrollan las Fuerzas Armadas españolas en Mali, donde España aporta a la misión europea de adiestramiento EUTM-Mali 110 militares, repartidos entre el cuartel general en Bamako y la fuerza de protección y adiestradores en el campo de entrenamiento de Koulikoro, a 60 kilómetros de la capital maliense. El Gobierno aprobará también un decreto con el Reglamento General de Costas y, en el capítulo de nombramientos, desvelará quién es el nuevo secretario de Estado de Justicia.