Sus Majestades de Oriente, preparados para visitar Cañada

Representación en la población alicantina de Cañada. / lp
Representación en la población alicantina de Cañada. / lp

Los días 6 y 7 de enero se representa una nueva edición del Auto Sacramental de los Reyes Magos en la localidad alicantina

PEPÉ ANTÓN

La Navidad tiene en la población alicantina de Cañada un color muy especial. Cuando las fiestas ya casi tocan a su fin, esta localidad celebra su tradición más emblemática, el Auto Sacramental de los Reyes Magos, una representación en la que participa todo el pueblo. Cada 6 y 7 de enero, vecinos y visitantes acompañan a Sus Majestades por diversos escenarios naturales y son testigos de sus vicisitudes. Esta representación tiene un valor incalculable. De hecho, se viene celebrando desde hace más de 250 años, con el mantenimiento de esta gran joya cultural y patrimonial gracias al tesón de los más de 200 vecinos que participan en el espectáculo. Cañada muestra con esplendor sus rincones naturales, que son caracterizados para que el público sienta que ha viajado a través del túnel del tiempo y se ha encontrado con estos personajes tan emblemáticos de la tradición navideña.

El Auto se representa en 2 días distintos. El 6 de enero, tiene lugar la 'Venida y Adoración de los Reyes Magos'. El deseo de los Magos de Oriente de encontrarse con el niño Dios recién nacido, se ve truncado durante unos instantes por la tiranía de Herodes, que los hace llamar para entrevistarse con ellos en su Palacio de Judea e intenta sonsacarles por todos los medios donde se encuentra el niño recién nacido para buscarlo y pasarlo a cuchillo.

Los tres Reyes Magos acompañados por sus comitivas logran llegar a la cueva de Belén, donde se encuentra la Sagrada Familia y le realizan sus adoraciones y ofrendas. Al día siguiente, el 7, es la jornada de la 'Huida a Egipto de la Sagrada Familia' y la 'Degollación de los Santos Inocentes'. Entre estas dos escenas principales se desarrolla también una pastoril con tintes tragicómicos. Si bien la Representación se ha ido adaptando a los cambios tecnológicos y de concepto que se han ido produciendo con el transcurso del tiempo, la tradición y la esencia permanecen intactas desde su inicio. Hay que recordar que el texto que se representa el 6 de enero está extraído del libro La Infancia de Jesucristo (1784), escrito por el clérigo malagueño Gaspar Fernández y Ávila y formado por 12 coloquios, cada uno de ellos con entidad dramática propia. La acción de la obra se presenta en dos planos. Por un lado se encuentran los personajes bíblicos y por otro los pastores que, entre juegos, disputas o comidas, cuentan los hechos que van sucediendo a los personajes principales. Sin embargo, los textos que sirven de base para la representación del día 7 de enero desde hace 50 años fueron creados por tres vecinos de la localidad alicantina para completar la historia.

Esta representación se viene celebrando desde el año 1886, según una reedición de los estatutos de la Junta de Reyes. Destaca el hecho curioso de que incluso durante la guerra civil se celebró el Auto. Cuenta con la singularidad de tener escenarios fijos, como el Palacio de Herodes, y móviles, repartidos por todo el campo y calles del pueblo, lo que hace que el público participante se desplace junto a la representación para seguir los distintos episodios.

Mención aparte merece el llamado Belén Viviente, que tiene lugar en las inmediaciones de la ermita de San Luis, el domingo anterior al día de Navidad, protagonizado por los actores más jóvenes de la localidad y que marca el prolegómeno del programa de actos del Auto Sacramental de los Reyes Magos.

Fotos

Vídeos