Las Provincias

La Fiscalía belga presenta cargos contra cinco de los yihadistas detenidos

Dos policías belgas vigilan una calle en Verviers.
Dos policías belgas vigilan una calle en Verviers. / Efe
  • Son sospechosos de haber participado en actividades de organización terrorista

  • Durante las 12 redadas llevadas a cabo este jueves en Bruselas y en Verviers se han encontrado armas, explosivos y cantidades importantes de dinero, así como varios uniformes de policía

La Fiscalía federal de Bélgica ha presentado cargos contra cinco de los trece detenidos en la operación antiterrorista realizada en seis ciudades del país contra presuntas células yihadistas. De esas cinco personas, tres se han presentado ya ante un juez de instrucción, y son sospechosas de haber participado en actividades de una organización terrorista, ha confirmado Eric Van Der Sypt, portavoz de la Fiscalía federal.

Dos de los cinco acusados han quedado en libertad condicional, según el portavoz, quien ha señalado que otras dos personas han sido detenidas en Francia, pero ha declinado ofrecer más detalles.

Según medios locales los dos detenidos en Francia fueron interceptados cuando intentaban llegar a Italia y podrían formar parte del grupo de presuntos terroristas que estaban en Verviers (a unos 120 kilómetros al este de Bruselas) y que huyeron tras la intervención de las fuerzas de seguridad el jueves.

El próximo martes los acusados deberán comparecer ante un tribunal de Bruselas, que decidirá si deben seguir o no en detención preventiva, añadió el portavoz.

Uno de los detenidos contra los que se han presentado cargos sería Marouane E., de 25 años y detenido el jueves en la localidad de Verviers (este del país), según informan medios locales, que también indican que este detenido negó hoy ser miembro de ningún movimiento terrorista o haber fomentado los atentados contra las fuerzas del orden. La Fiscalía presentó en su contra cargos por supuesta pertenencia a un grupo terrorista, así como por posesión de explosivos con el objetivo de perpetrar un atentado, tenencia ilegal de armas de fuego y rebelión armada con amenaza, ha dicho su abogado, Didier De Quévy, según informa la agencia Belga.

Marouane E. estaba el jueves en el edificio donde se produjo el intercambio de disparos entre los presuntos terroristas y las unidades especiales de la Policía, donde se encontraron armas, municiones, explosivos y uniformes policiales.

El sospechoso salió indemne del ataque, en el que murieron otros dos supuestos yihadistas, cuya identidad no se ha dado aún a conocer. Su abogado afirma que jamás ha viajado a Siria y que nunca ha cometido ningún delito.

Pretendía matar a policías

Tras la operación policial, el Gobierno belga ha aprobado una batería de medidas para luchar contra el radicalismo y el terrorismo, incluida la posibilidad de recurrir al Ejército en situaciones concretas para reforzar la seguridad.

La Fiscalía federal ha señalado también que la desarticulación de esas presuntas células terroristas ha evitado "atentados de envergadura e inminentes" en el país. "El grupo estaba a punto de cometer atentados terroristas con el objetivo de matar a policías en la vía pública y en comisarias", ha dicho el portavoz de la fiscalía.

Viaje a Siria

Según publican el diario La Libre y el grupo Sudpresse en sus ediciones digitales, cuentas de presuntos yihadistas en la red social Twitter pueden haber permitido identificar a los dos muertos de la operación de Verviers como Raduan Haqaui y Tareq Jadun.

Sudpresse precisa por su parte que, al parecer, los dos hombres viajaron a Siria y regresaron a Bélgica a petición de sus familiares.

Según los últimos datos publicados en Bélgica , cada mes hay diez ciudadanos belgas que viajan a Siria e Irak para sumarse a las filas del Estado Islámico (EI) y el Frente Al Nusra, la filial de Al Qaeda en Siria.

En total sumarían 184 combatientes belgas en estas organizaciones yihadistas, un récord, dado que en marzo pasado había unos 165 combatientes belgas en Siria e Irak y unos 50 habían vuelto a su país.

Según datos de Europol, entre 3.000 y 5.000 ciudadanos de la Unión Europea (UE) han viajado a países en conflicto como Siria para unirse a grupos yihadistas, y la cifra total, sumando a las personas de terceros países, se situaría entre las 12.000 y las 18.000 personas.