La venta ambulante en el entorno de la mascletà enfada a los comerciantes

Comercios del centro de Valencia durante la mascletà./Jesús Signes
Comercios del centro de Valencia durante la mascletà. / Jesús Signes

«La policía ha multado, pero aparecen por todos lados», dicen desde la Asociación de Comerciantes del Centro y el Ensanche

ÁLEX SERRANO

valencia. Comerciantes y hosteleros del centro de Valencia tienen un tremendo enfado. El primer fin de semana con actos falleros en la calle y con las calles del entorno de la plaza del Ayuntamiento cerradas por cuestiones de seguridad ha conllevado la aparición de vendedores ambulantes ilegales de comida y bebida en el entorno de la mascletà. Tras la denuncia en redes sociales del sábado, ayer la Policía Local de Valencia puso multas y realizó decomisos, pero insuficientes para comerciantes y hosteleros.

Más noticias de las Fallas 2018

Y es que a las restricciones a la circulación en varias calles importantes del entorno de la plaza todos los días de 12.30 a 15 horas se ha sumado ahora la presencia de vendedores ilegales de comida y bebida que, denuncian los comerciantes, campan a sus anches durante la mascletà. Los comerciantes entienden las restricciones impuestas en materia de seguridad, sobre todo por el nivel de alerta terrorista que hay activo en este momento (4), pero no comparten que la presencia policial se limite a vigilar las calles que no se pueden ocupar (Roger de Lauria, Barcas, Sangre y Periodista Azzati) y no eviten la venta ilegal de latas y aperitivos en forma de patatas fritas, vendidas sin ningún control entre el público que acude a presenciar la mascletà. De hecho, tal como ha podido comprobar este diario, los vendedores esconden la comida y la bebida en contenedores de basura antes de venderlos en la calle.

Fuentes de la Asociación de Comerciantes del Centro Histórico y el Ensanche explicaron ayer que tras las denuncias del sábado, la Policía Local de Valencia «puso multas e hizo decomisos, pero no es suficiente. Aparecen por todos lados», denunciaron fuentes de la asociación de comerciantes.

Vendedores esconden la comida en un contenedor

Los empresarios del entorno de la plaza ya criticaron la pasada semana los problemas causados por los controles policiales, pese a que la Policía Local ha llegado a asegurar que iban a permitir el acceso a las calles cerradas por parte de los clientes de los locales situadas en ellas. Eso ocurre, como ha podido comprobar este diario, en determinadas calles como Periodista Azzati o Roger de Lauria, pero sólo de manera puntual, pese a las peticiones de los comerciantes.

Sería justo decir que la venta ambulante no es un problema que haya aparecido de la nada para el ejercicio fallero de 2018. De hecho, ya en años anteriores el Ayuntamiento, a través de la concejalía de Licencias, ha intentado poner coto a los puestos que venden comida en la calle, así como a los lateros. La intención ha sido en todo momento eliminar las parrillas ilegales y cambiarlas por camiones de comida, que ya el año pasado se concentraron en torno a las fallas de la sección de Especial más importantes, así como en Marqués de Sotelo, pero el control sobre los lateros lo ha de realizar la Policía Local.

Más noticias de las Fallas 2018

Fotos

Vídeos