El futuro del MuVIM genera dudas

Imagen de la entrada del MuVIM. / IRENE MARSILLA
Imagen de la entrada del MuVIM. / IRENE MARSILLA

«Lo lamento aunque habrá que estudiar las fórmulas del nuevo proyecto», asegura Román de la Calle, uno de los impulsores más relevantes del centro Representantes del arte, escépticos ante la pérdida de identidad del museo y su cesión a otras instituciones

NOELIA CAMACHO VALENCIA.

El futuro del Museo Valenciano de la Modernidad y la Ilustración (MuVIM) y de su proyecto genera dudas entre los representantes valencianos del sector cultural. La decisión de la Diputación de Valencia, dueña del espacio, de ofrecerlo a otras instituciones para desprenderse de competencias ha suscitado el escepticismo entre algunos exdirectores del MuVIM, artistas y gestores culturales sobre la deriva que puede tomar el museo de la calle Quevedo.

Tal y como publicó LAS PROVINCIAS, la corporación provincial no vacilará a la hora de sacrificar el proyecto artístico del centro a la hora de cederlo al mejor postor. El IVAM se postula como el más interesado en ubicar en el edificio su subsede de Valencia. «Es una posibilidad interesante», aseguraron a este periódico fuentes de la conselleria de Cultura. «Es una opción que vemos con buenos ojos», afirmaron desde el centro de arte contemporáneo. Aunque, desde la Diputación se sigue sosteniendo que no se han iniciado las conversaciones, la últimas informaciones revelan que se ha abierto la polémica en el sector artístico.

«Lamento que el MuVIM pueda desaparecer. Habrá que ver las fórmulas y el cometido del nuevo proyecto», confesó ayer a este diario el catedrático Román de la Calle, uno de los impulsores más relevantes del museo y su director entre 2004 y 2010. «Me ha sorprendido la idea. Está claro que si se toma la decisión el proyecto actual desaparecerá y tocará redefinirlo», argumentó.

No es el único que muestra sus reservas. El presidente del Círculo de Bellas Artes, Gerardo Stübing, considera que la «concentración de poder en una sola administración» puede acabar con la diversidad de oferta cultural no sólo para el público, sino también para los artistas. «Cuando una institución se integra en otra se pierde diversidad», aseveró. En su opinión, «hay que hacer las cosas bien», concluyó. Con él coincidió Joan Gregori, otro exdirector del MuVIM. Para él la clave reside en conocer el futuro proyecto que revelará al que se está desarrollando en la actualidad. Pide cautela, pese a que no hay información sobre las futuras intenciones para el museo.

En la mente de los expertos también se ha instalado la pérdida de identidad del MuVIM. «Ha sido más un contenedor cultural que un museo. Su etapa de esplendor es la que se vivió con Román de la Calle», resaltó el presidente de la Academia de Bellas Artes de San Carlos, Manuel Muñoz. Pese a que los actuales gestores del MuVIM, con su director Rafa Company, y el diputado de Cultura, Xavier Rius, a la cabeza, defendieron la necesidad de que el centro recuperara los principios fundacionales de su creación en 2001, es decir, que el espacio volviera a erigirse como el museo valenciano de las ideas, parece que este viraje no ha calado en el sector cultural. «El MuVIM necesita una redefinición como espacio. No es un museo, es un centro de exposiciones temporales, que tiene una pequeña muestra sobre la ilustración y, si llega a ser subsede del IVAM, seguirá albergando exhibiciones temporales. Va a tener la misma función con distinto contenido», dijo Muñoz. «Ha sido un espacio que ha estado siempre muy politizado. Es el momento de que las instituciones paren, valoren y vean qué hacen con el MuVIM», instó la presidenta de la Asociación de Galerías de Arte Contemporáneo de la Comunitat (LaVac), Rosa Santos. «En los tiempos de De la Calle, se gestionó con mucha inteligencia. pero después, y pese a que se han hecho esfuerzos, el museo ha entrado poco en la sociedad valenciana, no ha llegado a calar», afirmó al respecto Felipe Garín, exgerente del Consorcio de Museos.

Tampoco ha pasado desapercibido entre algunos expertos la facilidad con la que Diputación aboga por desprenderse del museo, del que había defendido su continuidad y la necesidad de que regresara a su idea fundacional. Llama la atención que, como aseguró Rius a este diario, «no se pueda garantizar que los futuros gestores mantengan el proyecto del MuVIM». «No podemos exigir como cláusula para la cesión», argumentó. El presidente de la asociación de Artistas Visuales de Valencia, Castellón y Alicante (AVVAC), Rafael Tormo, pidió ayer a las administraciones que cuenten con los profesionales y faciliten los espacios. Pese a la incertidumbre, aseguró que «restar espacios siempre es malo».

Más

Fotos

Vídeos