Sólo 6 de los 162 colegios que piden jornada continua para el nuevo curso no son públicos

Consulta en un colegio de Valencia. / damián torres
Consulta en un colegio de Valencia. / damián torres

Treinta y nueve escuelas repetirán la votación tras no conseguir el año pasado los apoyos necesarios para sacar adelante el cambio

JOAQUÍN BATISTA VALENCIA.

Miles de familias están llamadas a votar la próxima semana el cambio de jornada en sus respectivos centros y decidir así si se pasa del horario de mañana y tarde habitual a uno de carácter intensivo. Es la tercera vez que se organizan consultas entre los padres desde que en 2016 la conselleria abriera la puerta a la modificación en cualquier escuela que lo solicitara. En esta ocasión, según los datos facilitados ayer por el departamento, se celebrarán en 162 colegios, de los que sólo seis son concertados (3,7%) y el resto públicos (96,3%).

Consulta el listado con los 162 centros que votarán la jornada continua.

Las cifras refrendan una vez más que la concentración de las clases durante la mañana es una opción apenas explotada por los primeros, pues algo parecido ha sucedido en las dos ocasiones anteriores. De cara al 2016-2017 se votó el cambio en 318 centros, de los que sólo diez eran de titularidad privada y sostenidos con fondos públicos (3,1%), mientras que para el ejercicio actual se colocaron las urnas en otros 325, siete de ellos concertados (2,1%).

La conselleria permite modificar la jornada partida si el centro presenta un proyecto que debe recoger, entre otros aspectos, la nueva distribución horaria y las extraescolares que se prevén para cubrir el periodo entre el final del comedor y la salida del centro a las 17 horas.

La escuela concertada considera que la modalidad intensiva no mejora el rendimiento

En los públicos, la solicitud de cambio debe partir del consejo escolar, donde hay representantes de los padres, personal de servicios, ayuntamiento y profesorado, mientras que en los concertados esta competencia corresponde al titular. Es decir, sólo hay un actor que toma la decisión, mientras que en los públicos intervienen varios sectores y puede pesar la mayoría del personal. Si se inicia el proceso, se exige además una votación del proyecto horario en el claustro y el consejo escolar que debe contar con un apoyo mayoritario de dos tercios.

Desde las patronales concertadas también se ha defendido en varias ocasiones que no le ven ventajas pedagógicas a la concentración de las clases, ni tampoco se observa con buenos ojos la pérdida de demanda en las actividades extraescolares, que suele ser una consecuencia directa del cambio horario. En la evaluación realizada por la Conselleria de Educación en la treintena de centros que aplicaron la jornada continua de manera experimental se concluyó que sólo el 25% del alumnado participó en las mismas, síntoma de que las familias optaron por ofertas externas al centro (si podían económicamente) o por liberar al niño de tareas extralectivas. Además, el informe, que no ha sido publicado oficialmente, destacó que la jornada continua no mejoraba ni perjudicaba el rendimiento del alumnado, aunque también reducía el número de usuarios del comedor.

Datos clave de la jornada continua

- APROBACIÓN. 55% es el porcentaje de apoyos que exige la normativa autonómica para que la conselleria apruebe definitivamente el cambio de jornada de cara al curso que viene. Se calcula sobre el total del censo, no sobre los votantes que acuden a las urnas. Esto implica que no depositar la papeleta equivale a rechazar la modificación. Cada padre y madre tiene derecho a participar. A las familias monoparentales les corresponden dos papeletas.

- LA VOTACIÓN. La mesa permanecerá abierta un mínimo de diez horas a contar desde el inicio de la jornada lectiva. Se pueden nombrar supervisores por parte del Ampa o con el apoyo de veinte miembros del censo. Hay que acudir con un documento identificativo oficial.

- ACTIVIDADES DE PAGO. Como se obliga a realizar una campaña informativa, los padres pueden saber de antemano si se han incluido. En cualquier caso, el precio no puede superar los 18 euros al mes y los becados de comedor de los centros públicos quedan eximidos del abono, que cubrirá el colegio con sus recursos.

- HORARIO EUROPEO. Educación ha reducido el tiempo mínimo de comedor (de dos horas a hora y media) para permitir horarios europeos. Se come de 12.30 a 14 horas, se programan clases hasta las 15.30 y hasta la cinco se organizan las extraescolares. Puede ser complicado en centros grandes con dos turnos de comedor.

Las cifras deslizan que cada vez son menos los centros que piden el cambio, 162 frente a los más de 300 en las consultas anteriores, algo lógico ya cada vez son más los colegios donde ya se aplica -la mayoría de las votaciones son positivas- y no es necesario repetir el proceso. Sólo en la red pública la mitad de escuelas de la Comunitat tiene jornada continua de mañanas.

En este sentido, hay 39 centros que el curso pasado ya presentaron proyecto de cambio, aunque no se obtuvo la mayoría necesaria que exige la conselleria por parte de los padres, pues se precisa de un apoyo algo superior a la mitad del censo total (55%). En estos casos el próximo miércoles las familias tendrán que volver a votar, aunque la posibilidad de presentar un proyecto de cambio de manera repetitiva desaparecerá tras las modificaciones introducidas en la normativa. La idea es evitar el desgaste que genera en los centros, que suelen dividirse entre partidarios y detractores.

A partir de ahora el resultado de la votación tendrá una validez de tres cursos. Si se acepta la jornada continua se mantendrá hasta el 2020-2021. Si se rechaza, no se volverá a plantear hasta que acabe ese ejercicio. A modo de curiosidad, hay tres centros alicantinos donde las familias votarán por tercera vez tras ser rechazada la modificación en las dos consultas anteriores.

Cambio en la votación

La votación del miércoles incluye una novedad. Como informó el sindicato mayoritario en la pública, el Stepv, ya no se permitirá el voto diferido delegado, es decir, que una persona autorizada por escrito presente la papeleta de otro padre, aunque se mantiene la opción de hacerlo de manera anticipada ante la dirección del centro. La organización animó a las familias a participar y también reclamó a la conselleria que elimine «obstáculos» como exigir un apoyo mayoritario del censo y no de los que se acerquen a votar.

Más datos

Los proyectos de jornada que se valoran la próxima semana pueden incluir actividades extraescolares de pago -hasta ahora sólo se permitían talleres gratuitos- y recoger otros modelos de jornada compactada, como un horario europeo.

Fotos

Vídeos