https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/valenciacf-desktop.jpg

Maxi se le escurre al Valencia CF

Santi Mina, en Paterna. /
Santi Mina, en Paterna.

El West Ham, dispuesto a pagar la cláusula aunque el club de Mestalla se resiste a perder al jugador | El Celta mantiene su deseo de llevarse a Santi Mina si se confirma que el delantero uruguayo no vestirá la camiseta blanquinegra

JUAN CARLOS VALLDECABRES

El final de la historia de Maxi con el Valencia no pinta bien, aunque el club de Mestalla se resiste a perder al jugador de manera definitiva. Anoche todavía seguían habiendo posibilidades aunque era más abrumadora la opción de que el delantero uruguayo iba a escoger la camiseta de un West Ham que no ve competición europea ni en pintura (quedó décimo), pero que estaba dispuesto a hacer valer ese músculo económico que concede la Premier a sus clubes asociados. 50 millones de euros -su cláusula de rescisión-, tres millones más para su agencia de representación y casi el doble de salario anual para el jugador van a ser las causas que van a hacer que este plomizo culebrón se le pueda escurrir a la dirección valencianista. No es que Maxi Gómez deslumbrara a la afición (30 goles en las últimas dos temporadas) pero en el club nadie esperaba días/semanas atrás que el uruguayo (22 años y supuestamente con muchas ganas de vestir de blanquinegro porque hasta hizo algún que otro guiño virtual al respecto) acabara dando la espantada como así parecía anoche.

Aunque ayer por la mañana Anil Murthy repitiera una y otra vez con gestos que había que tener paciencia respecto al inmediato desenlace, a última hora de la noche se daba ya por hecho que el fuego del dinero inglés iba a devorar los acuerdos Valencia-Celta. Habrá que ver ahora qué posicionamiento público toma el club de Mestalla no sólo respecto al previsible movimiento de Maxi sino, lo más importante, encontrar otro delantero que encaje en las exigencias que pretende Marcelino (la continuidad de Rodrigo sigue estando en el aire).

50
millones -su cláusula- es lo que pagará el West Ham, aunque pretendían negociar el pago.
14,5
millones (1,5 en variables) más Mina en propiedad y la cesión de Sáenz era la oferta del Valencia.

Luego también queda por ver cómo se resuelven los daños colaterales de este 'no fichaje'. El primero, saber cómo se concretará el precio de salida para que Santi Mina (su valor podría rondar los 25 millones) vuelva al Celta como estaba pactado por las tres partes implicadas. Mina, mientras tanto, tiene que cumplir con el guión y ayer acudió a Paterna como estaba previsto para pasar las pruebas médicas. Que se entrene o no el miércoles como el resto a las órdenes de Marcelino es ya una cuestión que está en el aire. En Vigo, de hecho, se mantiene la confianza de que la explosión de Maxi no va a echar abajo el retorno de Santi Mina a la que fue su casa (10 millones le costó al Valencia).

El West Ham ha ido subiendo su propuesta pese al acuerdo que el Valencia tenía con MaxiSanti

Otro que estaba pendiente del teléfono era Jorge Sáenz. La marcha a Balaídos del joven exdefensa del Tenerife -que no ha sido todavía presentado como valencianista precisamente por su posible salida- queda ya prácticamente a un nivel muy residual.

Ese continuo vaivén de situaciones que se han vivido con Maxi Gómez con las exigencias económicas de su agencia de representación (pagó algo más de un millón hace un año para que firmase con ellos) hicieron que la postura de los responsables valencianistas fuera también variando desde el convencimiento y la calma a la inquietud y malestar. Ayer mismo, el presidente aprovechaba la presentación de Jason para echar flores a la dirección deportiva y recordar en qué situaciones se mueven los clubes: «Estamos en un mercado loco donde competimos para hacer fichajes con cantidades desorbitadas. El Valencia se mueve con inteligencia. Queremos crecer siendo un club sostenible».

El Valencia debe decidir ahora si se lanza ya a por otro delantero. Se preguntó por Borja Iglesias, por ejemplo, que cuesta 28 millones.

Más