https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/valenciacf-desktop.jpg

El Atlético viene a por Rodrigo

Rodrigo, durante el partido del Trofeo Naranja frente al Inter disputado el sábado en Mestalla. / ep
Rodrigo, durante el partido del Trofeo Naranja frente al Inter disputado el sábado en Mestalla. / ep

Con poco margen en el mercado, el informe técnico aconseja remitirse a la cláusula de 120 millones ante una ofensiva colchonera Meriton escuchará la oferta de la entidad madrileña y no descarta vender al delantero

JUAN CARLOS VILLENA

El Atlético viene a por Rodrigo. El único escenario que ponía en peligro la permanencia del internacional en el Valencia tras el cierre de mercado de la Premier es una realidad, tal y como confirmaron ayer fuentes conocedoras del caso a este periódico. El conjunto madrileño no ha logrado cerrar el fichaje de James desde el Real Madrid, donde su tope de inversión eran 60 millones, y ultima una primera oferta, de la mano de Jorge Mendes que estará al frente de la operación como intermediario, para trasladarla al Valencia. En cuanto llegue, se remitirá a Peter Lim puesto que ese es uno de los escenarios que se han pulido, por exigencia del máximo accionista, desde la cumbre de Singapur con Mateo Alemany. Todas las ofertas de compra de jugadores serán auditadas por Meriton, para evitar escenarios como el de la no venta de Diakhaby al Wolwerhampton de Nuno, un técnico de confianza de Lim, que puso sobre la mesa 40 millones.

La propiedad del club ha sopesado la venta de Rodrigo durante todo el mercado de verano, con la revalorización del futbolista con la vitola de internacional con España y campeón de la Copa, tras haber invertido por él 30 millones en su compra al Benfica, en una operación que realizó directamente Meriton como sucedió también con Cancelo y André Gomes. En caso de que llegue la oferta del Atlético, la decisión sobre la venta se realizará en Singapur aunque los gestores del club también tendrán, como es obvio, opinión. El informe técnico, a tres semanas de que cierre el mercado, es muy claro; remitirse a la cláusula de 120 millones y tener una postura fuerte.

«La falta de Rodrigo sería una merma muy importante, tendríamos que ir al mercado para solventar la ausencia un futbolista casi determinante en nuestro juego y eso no sería fácil». Así de claro se mostró el pasado jueves Marcelino García Toral en su la rueda de prensa previa al Trofeo Naranja, donde trasladó su percepción sobre el futuro del futbolista: «La sensación es que va a seguir porque quiere seguir». Eso sí dejó abierta una rendija importante: «Nuestra idea es que siga siendo feliz y que siga convencido de que es lo mejor para él. Si no se produjera esa circunstancia yo lo entendería perfectamente. Mi sensación es que es feliz, puestos en esta situación pensamos en que va a seguir». Rodrigo es feliz en el Valencia junto a su familia, en breve estrenará paternidad, pero ha sido uno de los jugadores más afectados por la crisis institucional, donde fue uno de los voluntarios para viajar a Singapur y expresarle, cara a cara, a Peter Lim que el sentir del vestuario era de bloque con el actual proyecto deportivo liderado por Mateo Alemany y Marcelino García Toral. Además, el delantero sigue teniendo la ilusión de poder jugar en Valencia junto a Rafinha. Un jugador que tiene ligazón de familia para él. La felicidad a la que aludía el entrenador no se consigue tan sólo con un buen sueldo y jugando la Champions. Todo cuenta. Si llega una tentadora oferta del Atlético será una prueba para ese deseo que tiene el jugador, así lo confirmó ayer esta redacción, de seguir jugando en el Valencia.

La empresa del máximo accionista compró al delantero desde el Benfica por 30 millones

Otro motivo que da una posición de fuerza ante el interés de Simeone de fichar a Rodrigo es que se reforzaría a un rival directo como es el conjunto madrileño que, aunque duplica ampliamente el presupuesto de la entidad de Mestalla, siempre lucha por los cuatro primeros puestos de la tabla en la Liga. Sin mencionar el caso del delantero, Marcelino avisó el sábado tras el partido ante el Inter que el músculo económico en los refuerzos de su equipo está siendo inferior al de sus rivales: «Siendo un equipo Champions hemos invertido bastante menos que los tres que nos preceden y de alguno que nos sigue».

El escenario con Rodrigo a estas alturas del mercado, que comenzó con una carta del jugador en redes sociales, es que desestimó una oferta del Nápoles y alguna de equipos de la Premier que no disputan Champions por proyecto deportivo. Es decir, sí que sopesó en su momento salir del equipo. Ahora, siendo el Atlético el que ha dado el primer paso, la clave será el interés que le genere la oferta colchonera. Para ello, primero, tiene que llegar la cifra. El máximo accionista, en principio, no quiere escuchar ofertas con intercambio de jugadores, sino una valoración en dinero del jugador, para tomar una decisión. La partida de Rodrigo ha llegado a cinco días del arranque de la Liga.