Los vecinos de La Punta llevan el festival de las paellas universitarias a los tribunales

Asistentes al festival de las paellas universitarias en una anterior edición. / IRENE MARSILLA

La asociación La Unió presenta un escrito de urgencia ante el juzgado de guardia

ÁLEX SERRANO y EFE

La Asociación de Vecinos La Unió de La Punta puso este martes en conocimiento del juzgado de guardia de Valencia la celebración de las paellas universitarias el próximo viernes en el Multiespai tras varias horas de dudas sobre cómo actuar tras la decisión del Ayuntamiento de Valencia de autorizar el evento en esta pedanía de la ciudad. El enfado de los vecinos es tal que decidieron este martes, a última hora de la noche, acudir al juzgado de guardia para denunciar la situación. Esperan que la magistrada estudie el caso, presentado con urgencia, y dictamine durante la mañana de este miércoles.

Fue el punto final a una larga tarde en La Punta. Los vecinos se reunieron de manera informal en la misma Jesús Morante Borrás, la calle principal de la pedanía, en torno a las 20 horas para decidir qué hacer. Se planteó la opción de enviar un escrito al Consistorio, pero finalmente la idea se desechó porque, según Vicente Romeu, presidente de la entidad vecinal, no tenían «mucha esperanza» de que el Ayuntamiento les respondiera antes del viernes. Para los residentes las molestias que ocasiona este festival son muchas, relacionadas sobre todo con la pérdida de libertad de movimientos en la pedanía: «Si no enseñas tu DNI o un papel que te dejan en el buzón el día de antes, ya puedes tener mil hanegadas que aquí no entras».

«Va a venir una marabunta, una manada desbocada de búfalos, y aunque habrá quien se porte bien, tendrán que beber y escuchar música y, como en Fallas, la gente orina, defeca y practica el sexo en la calle», dice Vicente Romeu, presidente de la Asociación de Vecinos La Unió de La Punta

Según recuerda Romeu a EFE, en la edición celebrada el 15 de abril de 2016 «sufrieron daños materiales en las cosechas, en los campos, daños en vehículos, daños en casas de la huerta, jardinería, orines y heces en vías públicas y en propiedades privadas». También señaln que el Ayuntamiento de Moncada ha denegado la autorización para que lo celebren en su término municipal por los «efectos perjudiciales» que se podrían derivar.

La denuncia de los vecinos a la que ha tenido acceso EFE añade que la Asociación decidió acudir a los juzgados para solicitar la «paralización urgente del evento, dado que se entiende que en una semana no se pueden tomar las medidas preventivas oportunas para evitar todos los perjuicios». «Entendiendo que va a ser un daño aún mayor del que sufrieron hace tres años», asegura. «Se trata de un espacio sensible, de huerta protegida, en la que reside mucha gente anciana que vive sola y con movilidad reducida», indica el texto de la denuncia.

Según Romeu, las paellas no producen «ningún beneficio para los vecinos; al contrario, vulnera sus derechos»

Según Vicente Romeu, esta madrugada han empezado las «primeras molestias» porque la Policía Local ha empezado a colgar carteles prohibiendo el aparcamiento el viernes desde las 6 de la mañana hasta las 23 horas del viernes.

«¿Dónde van a aparcar los vecinos?», se ha preguntado Romeu, quien ha añadido que a la Punta «va a venir una marabunta, una manada desbocada de búfalos, y aunque habrá quien se porte bien, tendrán que beber y escuchar música y, como en Fallas, la gente orina, defeca y practica el sexo en la calle».

Según el presidente de la Asociación, este Festival no produce «ningún beneficio para los vecinos; al contrario, vulnera sus derechos».

Los residentes ya habían planteado durante el día sus dudas respecto al posible beneficio económico que podría tener para la pedanía la celebración de este festival, que congregará a 25.000 jóvenes en La Punta el viernes de 10 a 20 horas.