El tráfico aumenta en cinco accesos de Valencia y el Ensanche respecto a 2017

Asfaltado de un tramo de la avenida Blasco Ibáñez, ayer / Irene Marsilla
Asfaltado de un tramo de la avenida Blasco Ibáñez, ayer / Irene Marsilla

La circulación baja en la calle Colón por las restricciones, mientras sigue el crecimiento de usuarios del anillo ciclista

PACO MORENOValencia

El Ayuntamiento dio a conocer ayer el informe de la intensidad de tráfico del pasado julio. En comparación con lo que ocurrió en el mismo periodo de 2017, la circulación ha aumentado en cinco grandes accesos de la ciudad, mientras que se ha reducido en tres. Además, el eje principal del Ensanche, la Gran Vía Marqués del Turia, también ha registrado un incremento.

Las subidas se han notado más en la parte norte, es decir, la avenida Cataluña y la ronda norte. En la primera se ha llegado a una intensidad media diaria de 96.003 vehículos, mientras que el bulevar periférico que rodea Valencia superó esta cifra para alcanzar los 102.067 coches.

También se ha producido una subida en el camino nuevo de Picanya, el acceso que desemboca en la autovía de Torrent, donde el pasado mes se registraron 80.763 vehículos diarios. El motivo de esto se debe a la recta final de la ejecución de las obras de un paso inferior en la V-30 a la altura de Xirivella.

Este túnel, una incorporación directa desde la A-3 en dirección al puerto y la autovía de El Saler, permite evitar el paso al tráfico que va en esta dirección por una rotonda del casco urbano. La inversión beneficia a los vecinos de esta parte de Xirivella y también a los camiones que hasta ahora tenían esa dificultad añadida en su ruta.

Este incremento no se reflejará cuando se conozcan los datos de agosto, debido a que el paso inferior está en servicio desde principios de mes. Durante más de un año, los conductores que salían de Valencia por la avenida del Cid no podían bajar a la V-30 en el primer desvío, afectado por la construcción de la nueva infraestructura.

Esto obligaba a seguir en sentido de salida de Valencia por la A-3 hasta el siguiente, por lo tanto el Ministerio de Fomento como el Ayuntamiento aconsejaban utilizar el camino nuevo de Picanya para el tráfico que se dirigía a la parte sur de la ciudad, como la pista de Silla.

Esta es la razón de que la avenida del Cid registre un acusado descenso, al pasar de 109.418 a 98.866 vehículos diarios. Se trata de la principal bajada, donde la otra novedad respecto al último año ha sido la retirada de las pasarelas peatonales.

Atascos en Blasco Ibáñez por las obras de asfaltado

El asfaltado de un tramo de la avenida Blasco Ibáñez entre Gascó Oliag y el Hospital Clínico en sentido hacia el jardín de Viveros provocó ayer retenciones de tráfico durante parte de la mañana. El Consistorio aprovecha el mes de agosto para reforzar la mejora de calzadas y aceras en distintos barrios de la ciudad. La plaza Galicia está cortada en parte por este motivo, mientras que hace unos días se pavimentó un tramo de la calle de la Reina, uno de los ejes comerciales del Cabanyal.

La relación de grandes accesos se completa con la autovía de Llíria con un ligero descenso, la misma tendencia que se produce en la pista de Silla. Sí se produce un ligero aumento en la autovía de El Saler y en el eje del bulevar Serrería y la calle Ingeniero Fausto Elío, la alternativa más cercana para los vecinos del Marítimo en dirección a la V-21.

En cuanto a otras zonas de Valencia, la Gran Vía Marqués del Turia presenta un crecimiento en todos los tramos desde el puente de Aragón hasta el túnel de Germanías. Por el contrario, la calle Colón mantiene una bajada paulatina al igual que en los meses anteriores, producto de la influencia del anillo ciclista y la segregación del carril EMT-Taxi.

El itinerario ciclista sigue ofreciendo buenas cifras, con cinco lugares de medición que superan los 3.000 usuarios al día. No se alcanza el récord de un mes anterior, aunque el turismo ha contribuido a mantener la intensidad.

Sobre esto último, en las inmediaciones de la Marina también se ha registrado un aumento del tráfico de bicicletas. La asociación Valencia en Bici pide desde hace tiempo una mejora en la conexión entre la avenida del Puerto y la dársena, igual que desde la calle Alicante y el anillo ciclista, donde además hay un tramo de aceras estrechas que dificultan el paso de los peatones.

 

Fotos

Vídeos