Ribó y Gómez rebajan la tensión

Ribó, Gómez, Catalá y Torrado, ayer, durante el concierto en el Salón de Cristal. / efe/juan carlos cárdenas
Ribó, Gómez, Catalá y Torrado, ayer, durante el concierto en el Salón de Cristal. / efe/juan carlos cárdenas

PSPV y Compromís se muestran «esperanzados» de alcanzar un acuerdo | Los reproches entre ambos partidos desaparecen en vísperas del pleno de portavoces en el que se repartirán funciones de los grupos

Á. S./AGENCIASVALENCIA.

Joan Ribó y Sandra Gómez se afanaron ayer en rebajar la tensión de estos días de cara a la trascendental reunión de portavoces de esta mañana, donde se decidirán cuestiones como la dotación de los grupos municipales o su ubicación en el hemiciclo o en el mismo consistorio. Alcalde y concejala acudieron al concierto de Les Veus de la Memòria en el Salón de Cristal y al salir se mostraron convencidos de que habrá acuerdo, pese a que las negociaciones para formar gobierno en Valencia llevan paradas desde principios de semana.

Ribó aseguró que «por supuesto que hay esperanzas» de llegar a un pacto antes del pleno, mientras que Gómez precisó que la esperanza «es lo último que se pierde». «Es evidente que en estos momentos no hay un acuerdo pero vamos a trabajar para que lo haya, pero está claro que el tiempo se acaba», dijo el primer edil, que confía en que «entre esta semana y la que viene» alcanzarán ese pacto. «Es voluntad de Compromís lograrlo desde el respeto a los resultados electorales», indicó el primer edil.

«Nuestra disposición es continuar las negociaciones», aseguró Ribó, que agregó que «en el momento en que quieran» los socialistas, Compromís está dispuesto a continuar trabajando porque no se han levantado de la mesa. Preguntado por el gesto reclamado por los socialistas para seguir la negociación, contestó que no sabe muy bien a lo que se refieren: «Nuestro gesto es trabajar por un gobierno de coalición».

Los socialistas piden a Compromís que muestre «voluntad de trabajar en serio» por un acuerdo

Gómez, por su parte, fue más punzante con sus presumibles socios. «Cuando Compromís muestre una voluntad de trabajar en serio, el PSPV estará encantado de seguir trabajando para formar ese gobierno conjunto», comentó la portavoz socialista. A su juicio, durante las negociaciones «no había propuestas que supusieran avanzar de verdad» y, por tanto, «no tenía sentido» que en la mesa «no se aportara nada» y luego aparecieran «supuestas propuestas en comunicados públicos».

«Creo que era un doble juego que no ayudaba al entendimiento. Las dinámicas de diálogo y consenso debían cambiar», subrayó y justificó que el PSPV no iba a «seguir alimentando un espectáculo público que estaba «desgastando la ilusión de los votantes progresistas porque no había una voluntad real dentro de esa mesa de llegar a un acuerdo». «Cuando salgan propuestas en serio y que realmente muestren esa voluntad de hacer un gobierno conjunto estaremos encantados de seguir trabajando para conseguirlo», insistió Gómez, que añadió que la única «línea roja es un gobierno progresista de coalición formado por los dos partidos y en el que ambos se encuentren cómodos».

Ribó dice que el gesto que les pidió el PSPV es intentar hasta el último momento un gobierno de coalición

Sobre estas negociaciones, la portavoz del PP, María José Catalá, sostuvo que no ve «ningún indicador de un posible pacto» y aseguró que le «parece sorprendente que se convoca un pleno sin haber un pacto». «Esto es la crónica de una muerte anunciada. Pensamos que va a ser una legislatura muy difícil porque el gobierno va a estar permanentemente tensionado, si lo hay, o un gobierno en minoría que va a provocar inestabilidad importante», añadió.

Con estos mimbres, por tanto, se llega a una reunión de portavoces que se antoja clave para encauzar las negociaciones, de cara a la celebración el día 17 del pleno de organización, donde se distribuirán las delegaciones y donde, en teoría, el Gobierno municipal ha de estar formado. El día 31 hay pleno ordinario.