Un mural de 600 metros cuadrados para concienciar sobre una vida más sostenible en Valencia

Mercado de frutas y verduras en la plaza del Ayuntamiento de Valencia./J. J. MONZÓ
Mercado de frutas y verduras en la plaza del Ayuntamiento de Valencia. / J. J. MONZÓ

Greenpeace exige a Valencia que prohíba los coches diésel en la ciudad en 2024

Álex Serrano
ÁLEX SERRANO

El artista valenciano Escif pintará el domingo, de 11 a 15 horas, un mural de 600 metros cuadrados en la sede del Centro Oficial de Estudios Superiores Barreira A+D, en la calle San Jacinto, 1. Se trata de una intervención organizada por la ONG Greenpeace, que ha elegido Valencia como imagen del Día de las Ciudades, que se celebra el miércoles 31. El mural pretende concienciar sobre una vida en la urbe más sostenible.

La vinculación de Greenpeace con Valencia en la cuestión de las ciudades sostenibles se remonta a marzo, cuando la ONG propuso a 10 capitales Valencia entre ellas, el objetivo de convertirlas en ciudades sostenibles. El 1 de junio la organización ecologista se reunió con el alcalde Joan Ribó, que recibió muy positivamente la propuesta.

«Greenpeace ha querido estar en este día en Valencia, porque es una ciudad que se viene transformando activamente y podría ser líder en sostenibilidad» ha declarado Celia Ojeda, responsable de la campaña de consumo de Greenpeace. «Valencia ya ha tomado medidas valientes y decididas en materia de movilidad, como el anillo ciclista, que ha generado una reducción paulatina del 15% de los vehículos dentro de la ciudad», ha dicho.

Sin embargo, pese a haber aprobado su «Estrategia Agroalimentaria Valencia 2025», que fomenta principios como la transición ecológica, es un plan «poco ambicioso», según destaca Greenpeace, al no poner una meta que reduzca el consumo desmesurado de carne y otros derivados animales. «La ganadería es responsable de la emisión global de 14,5% de los gases de efecto invernadero, tanto como todo el sector del transporte. Valencia pese a ser una de las 23 ciudades que han firmado el pacto de Milán, es la comunidad donde más carne de pollo y conejo se consume, donde casi el 70% de los menores de 15 años no consume verduras ni hortalizas a diario«, insiste la organización en un comunicado.

Greenpeace, además, critica que la ciudad gaste en gestión de residuos y limpieza diaria 56 millones al año, sobre todo se se tiene en cuenta que, según la organización, «si realizase una gestión mucho más sostenible que fomente la reutilización y la eliminación de envases de un solo uso, se ahorraría 6 millones al año». «Como ciudad, aún no ha tomado medidas valientes para frenar la contaminación por plásticos», lamentan.

Greenpeace exige al Consistorio un mayor impulso a la bicicleta, la prohibición de los coches diésel en la ciudad para 2014, la reducción del consumo de carne y lácteos en los comedores públicos bajo su competencia, declararse como ciudad libre de plásticos de un solo uso, la implementación de un sistema de retorno y rellenado de envases, la priorización en la compra pública de lo ecológico, local y de cercanía y que se primen las subvenciones públicas a economías que fomenten lo ecológico, lo local, los productos de segunda mano, el intercambio, la reparabilidad, lo retornable, lo rellenable.

Así las cosas, este domingo Greenpeace recogerá en una urna las ideas y propuestas de la ciudadanía para hacer Valencia más sostenible y se las harán llegar al Ayuntamiento. Además, se realizarán talleres para todas las edades en los que se tratarán diversos temas medioambientales como la contaminación por plásticos o la necesidad de una alimentación y movilidad más sostenibles.