Ribó refuerza a Grezzi con tres concejalías y le da la gestión de playas y contaminación

Giusseppe Grezzi y Joan Ribó./
Giusseppe Grezzi y Joan Ribó.

El alcalde remodela su Gobierno cuatro días después de presentarlo y crea otra regidoría para el PSPV

ÁLEX SERRANO y EP

Parecía que había pasado desapercibido dentro del maremágnum de información sobre el nuevo Gobierno municipal, pero Joan Ribó no ha dado tiempo a preguntarse por qué el concejal Giuseppe Grezzi mantenía una única concejalía, Movilidad Ciudadana, o por qué ha pasado de ser el sexto al noveno teniente de alcalde. El primer edil modificó este martes el organigrama presentado el viernes a los medios con una sorpresa importante: Grezzi será también concejal de Playas, así como de Calidad Acústica y del Aire. Ribó reubica de este modo dos áreas que llevaba Lucía Beamud, recién llegada al Consistorio: la alcaldesa pedánea de La Torre mantendrá este cargo, al menos por el momento, y las importantes concejalías de Espacio Público y Pueblos de Valencia; además gana Igualdad y Políticas Inclusivas.

No fue el único cambio que hizo el alcalde en la reunión extraordinaria de la Junta de Gobierno que había de terminar de atar determinados aspectos importantes de organización antes del pleno de mañana. Isabel Lozano, que era séptima teniente de alcalde, pasó a ocupar la quinta tenencia, que en el reparto del viernes ocupaba Luisa Notario, mano derecha del nuevo vicealcalde, Sergi Campillo. En clave política, ambos movimientos tienen una importancia clave.

El de Grezzi refuerza la figura del concejal de Movilidad, que apenas apareció en actos públicos con el alcalde en campaña electoral y que lleva semanas en un elocuente silencio, incluso desde antes de la cita de mayo. Además, poner a Grezzi al frente de Playas precisamente ahora llama la atención por cuanto el conflicto entre Generalitat y Consistorio por los vertidos de bacterias fecales en las playas está más de actualidad que nunca: Ribó contó, al término de la presentación del evento deportivo y solidario 'València contra el Cáncer', que ha exigido a la conselleria de Emergencia Climática que «busque lo más pronto posible las causas» de los vertidos, que desde Ciclo Integral del Agua tienen claro que no proviene del sistema de saneamiento de la capital.

Además, Grezzi dirigía el área de movilidad del Consistorio, que únicamente incluía su propia concejalía y Espacio Público, de Lucía Beamud. Precisamente esta concejala es la más afectada por la retirada de competencias. El vicealcalde de Valencia, Sergi Campillo, dijo en rueda de prensa que acumulaba demasiadas áreas. Cabe recordar que es la primera vez que Beamud es concejala, aunque durante todo el mandato anterior fue la alcaldesa pedánea de La Torre, por lo que no es una neófita en la gestión municipal.

El cambio en las tenencias de alcaldía sirve para poner en valor la figura de Lozano, número dos del alcalde Ribó en las listas municipales del pasado 26 de mayo. Notario ya es una de las concejalas más importantes del equipo de Gobierno al gestionar el área de Personal, que aglutina Contratación, por ejemplo, donde se gasta buena parte del presupuesto municipal que el bipartito tendrá que negociar año a año.

Otra modificación de última hora respecto a la distribución que anunciaron el pasado viernes el alcalde es la inclusión de la concejalía de Salud y Consumo Responsable, que asume Emiliano García (PSPV), también responsable de Turismo e Internacionalización. Se mantienen las nueve áreas ya anunciadas, además de Alcaldía: Gestión de Recursos (Luisa Notario, Compromís), Protección Ciudadana (Aarón Cano, PSPV), Bienestar y Derechos Sociales (Isabel Lozano, Compromís), Educación, Cultura y Deporte (Pere Fuset, Compromís), Desarrollo Urbano y Vivienda (Gómez), Movilidad Sostenible y Espacio Público (Grezzi), Ecología, Emergencia Climática y Transición Energética (Campillo), Desarrollo Innovador de los Sectores Económicos y Empleo (Pilar Bernabé, PSPV) y Participación, Derechos e Innovación de la Democracia (Ramón Vilar, PSPV).

Los representantes municipales de Compromís ostentan un total de 26 concejalías, mientras que los socialistas están al frente del resto de 19 departamentos. El acuerdo se cerró el viernes tras llegar a buen puerto las negociaciones de varias semanas entre las dos partes y concluir que el ejecutivo local contará para el periodo 2019-2013 con dos vicealcaldías.

Se conocieron otros detalles importantes. El Consistorio tendrá seis comisiones informativas: Hacienda, coordinación jurídica, inspección general, desarrollo innovador de los sectores económicos y empleo; Desarrollo urbano, renovación urbana, vivienda y movilidad; Participación, derechos, innovación democrática y protección ciudadana; Ecología urbana y emergencia climática; Recursos, administración electrónica, personal y control administrativo; y Bienestar y derechos sociales, educación, cultura y deportes. En estos órganos, por donde ha de pasar cualquier ordenanza o expediente que vaya al pleno, habrá tres representantes de Compromís, dos de PSPV y PP y uno de Ciudadanos y de Vox.

Además, se puso en negro sobre blanco que la mitad de concejales de la oposición van a tener que trabajar en el Consistorio en régimen de dedicación parcial, lo que les supondrá unos 400 euros menos al mes. Cuatro del PP, tres de Ciudadanos y uno de Vox (que será el portavoz, Pepe Gosálvez) percibirán unos 5.000 euros menos al año por la ley de racionalización de la administración local, que limita el número de dedicaciones completas a 25. La portavoz del grupo popular en el Ayuntamiento de Valencia, María José Catalá, criticó que el alcalde haya consumado «su cacicada de recortar al máximo los recursos de los grupos de la oposición para fiscalizar la acción del gobierno». «Ribó ha elevado su propuesta de acuerdo para que el Pleno extraordinario del próximo jueves apruebe una limitación de los medios y recursos de la oposición sin precedentes en el Ayuntamiento de Valencia», comentó Catalá, que añadió que «con esta decisión el alcalde se equivoca, porque no va a conseguir el que es su verdadero propósito: silenciar a los partidos políticos de la oposición».

«Mientras Ribo recorta medios a la oposición, él y sus dos vicealcalde se han subido su sueldo, han incrementado el número de asesores que tienen a su disposición, han limitado el número de mociones al Pleno y pretende tapar su gestión reduciendo el número de preguntas que puede hacer la oposición», aseguró la representante.

Catalá manifestó que la limitación a los concejales electos del PP y del resto de partidos «es un decisión muy poco democrática, con cierto cariz totalitario», al tiempo que resaltó que «puede suponer un atropello a los derechos fundamentales de cargos elegidos en las urnas por los valencianos». La portavoz del PP lamentó que en el último mes en el Ayuntamiento «no se haya hablado nada sobre los temas que preocupan a los valencianos y haya estado bloqueado por unas negociaciones políticas vergonzosas de reparto de cuotas de poder». «Nadie del gobierno municipal ha hablado sobre cómo poner en marcha un modelo de educación infantil gratuita que permita la conciliación familiar», dijo.

Más información