El Ayuntamiento de Valencia aprueba otra reforma para ampliar aceras y reducir calzada en el Ensanche

La calle Isabel la Católica, vista desde Cirilo Amorós. / irene marsilla
La calle Isabel la Católica, vista desde Cirilo Amorós. / irene marsilla

La inversión para la reurbanización de la calle Isabel la Católica ascenderá a 830.000 euros y las obras durarán al menos seis meses | Durante los trabajos será necesario cortar el tráfico en esta vía

P. MORENO

Luz verde al proyecto de reurbanización integral de la calle Isabel la Católica, una reivindicación añeja de la Asociación de Comerciantes del Centro y el Ensanche. El Ayuntamiento ha dado luz verde al expediente, que ahora deberá pasar a la Mesa de Contratación para invertir 830.000 euros en la reforma de uno de los ejes principales del distrito y que supondrá la ampliación de las aceras y el estrechamiento de la calzada, que se quedará con un carril para la circulación.

Los trabajos durarán seis meses y mejorarán los itinerarios peatonales, algo clave para los comerciantes, al entender que es uno de los motivos de que esta vía que conecta la Gran Vía Marqués del Turia y la calle Colón no acabe de tener la pujanza de la que disfruta su entorno más inmediato, como Hernán Cortés. El aspecto final tras la reforma será precisamente muy similar a la anterior, con aceras rebajadas, arbolado, zonas de carga y descarga y la ampliación de aceras.

Según el proyecto al que ha tenido acceso LAS PROVINCIAS, la calzada tendrá una anchura de 3,5 metros entre los bordillos de las aceras. Todos los pavimentos serán renovados y en las zonas de paso de peatones se emplearán baldosas tipo botón, adaptadas para personas de visión reducida.

Actualmente este tramo presenta calzadas y aceras en mal estado, además de diferentes anchos y distintos tipos de pavimento. La calzada se renovará con adoquines de hormigón y se establecerá una zona de carga y descarga, aparcamiento para motos y adaptados en el lado sur de la calle. Se ejecutarán 16 nuevos alcorques para arbolado y nuevo mobiliario urbano como bancos, papeleras y aparcabicis.

Durante los trabajos será necesario cortar el tráfico en esta vía, permitiendo a los vecinos de la zona el acceso a los garajes, por lo que será necesario desviar la circulación a las calles adyacentes. «La sección de la calle será similar a otras ya realizadas como Pizarro o Hernán Cortés. Con este proyecto, junto con el de la peatonalización de la calle Jorge Juan, se completará la reurbanización de una parte muy importante del Ensanche que reclaman comerciantes y vecinos» comentó el concejal de Desarrollo Urbano, Vicent Sarrià. En cuanto a la segunda calle, la previsión es que la peatonalización sea completa, es decir, hasta la Gran Vía Marqués del Turia.

El Consistorio inició hace años la remodelación de las calles del Ensanche, un proceso que este mandato se ha atascado. Se da la circunstancia de que las calles más comerciales de la ciudad tienen aceras bacheadas, calzadas en mal estado y escaso mobiliario urbano, lo que afecta al flujo de clientes en los itinerarios que llegan al centro.