Cierran de nuevo las playas de Devesa y Malvarrosa por bacterias fecales

La Policía expulsa de la playa de la Malvarrosa a los bañistas. /Jesús Signes
La Policía expulsa de la playa de la Malvarrosa a los bañistas. / Jesús Signes

El Cabanyal sigue abierta, así como las de Alboraya

Lola Soriano
LOLA SORIANO

Ni un caso ni dos, ya van tres y en tan sólo 20 días de diferencia. Las bacterias fecales encontradas en el agua de la playa de la Malvarrosa y esta vez también en las playas del sur, concretamente en la Devesa, han obligado a cerrar las zonas de baño en estos puntos del litoral valenciano.

El cierre se produjo al mediodía y la Policía Local y efectivos de la Cruz Roja, fueron advirtiendo de la prohibición a los bañistas tras detectar en los análisis niveles altos de la bacteria escherichia coli.

El Ayuntamiento de Valencia informó que quedaban cerradas en toda la jornada de ayer la playa de Malvarrosa (ubicada en la zona norte) y también la playa de la Devesa (zona sur), entre la gola de Pujol y la de El Perellonet, y que hoy se actualizaría la información. Del mismo modo, aseguraron que este cierre no afectaba a la playa del Cabanyal ni a Pinedo o El Saler.

Desde el Consistorio se apresuraron en explicar que «no hay problemas en las depuradoras de Saler ni Pinedo». Y añadieron como posible explicación en este nuevo episodio «el aumento del caudal de agua de riego que arrastraría aguas con estas bacterias de la zona de Sedaví-Alfafar que van a desembocar directamente a la gola de Pujol». Matizaron que era una posible causa, pero que no se podía apuntar como algo seguro. Además, admitieron que estas aguas de Sedaví-Alfafar no van a ningún colector.

Datos

Fechas.
El primer episodio por contaminación de baceterias fecales fue el 14 de junio. El siguiente fue el día 28 y en la jornada de ayer se registró el último.
Sin resolver.
La Conselleria de Medio Ambiente y los ayuntamientos de Valencia y Alboraya siguen buscado el foco.
Sin depurar.
Muchas acequias siguen vertiendo al mar las aguas fecales sin depurar.

Desde la Conselleria de Medio Ambiente indicaron que las muestras que sus técnicos recogieron dieron negativas, pero que las que tomaron los técnicos del Ayuntamiento de Valencia el miércoles fueron las que hicieron saltar la alarma con el positivo y, por eso, se decidió adoptar la medida del cierre de estas playas. Además, en la tarde de ayer Medio Ambiente hizo un remuestreo de las aguas para contrastar los datos y estos resultados se conocerán en la mediodía de hoy.

La administración autonómica insistió ayer en que seguían considerando este nuevo incidente como un episodio puntual de contaminación, si bien es el tercero en sólo 20 días y no se ha localizado el foco del problema.

Vertido en acequias

Además, se da una nueva circunstancia: los dos focos de contaminación están en extremos opuestos, ya que los cierres se han producido en la última zona costera del término de Valencia, en Malvarrosa, y en el tramo próximo a la Albufera, desde la gola de Pujol hasta el inicio de la pedanía de El Perellonet, también en la gola.

Si bien el Consistorio de Valencia insistió en que no se han detectado problemas en las depuradoras, lo que es innegable es que parte de las aguas fecales de algunos barrios de Valencia, de pedanías y de localidades de l'Horta como Almàssera, Meliana o Tavernes no se envían a depuradoras para realizar tratamientos y se utilizan las acequias como conducto para desembocar en el mar. De hecho, las administraciones locales pagan un canon por el vertido a acequias como las de Tormo, Favara o Mestalla o Rascanya.

Cabe recordar que el primer episodio de clausura de las zonas de baño en las playas del norte, tanto en el Cabanyal y Malvarrosa como en Patacona (Alboraya) se produjo el pasado 14 de junio, en pleno inicio del fin de semana y se detectaron bacterias coliformes (variedad que incluye a las fecales y las E. coli).

El segundo incidente se registró pocos días después, el viernes 28 de junio, cuando se cerraron las playas de Patacona y Port Saplaya Norte por niveles altos de enterococos intestinales.

Intensifican la revisión de acequias y las mediciones

La Conselleria de Medio Ambiente está realizando un seguimiento diario de las cuatro acequias de Alboraya y también de la gola de Pujol y de El Perellonet, en el término de Valencia, para tratar de encontrar el foco de los problemas. En estos casos, esperan que los resultados se puedan conocer el próximo lunes.

Cabe destacar que si de forma habitual los técnicos de Medio Ambiente toman una muestra semanal en las aguas, dada la situación, se ha decidido hacer un muestreo diario, para saber al detalle el estado de las playas.

Por su parte, la concejala de Playas de Alboraya, Ana Bru, explicó ayer que están trabajando con el síndic de la acequia de Rascanya para revisar los ramales de las acequias que vierten al mar.

Como explicó Bru, «nunca hemos tenido un problema de niveles tan altos y de forma tan seguida. Está claro que hay alguna cosa que ha cambiado este año porque hay días que sale la calidad del agua excelente y otros días sale mal. «Es raro que un día salga bien y en otros no. Algo está pasando y estamos tomando todas las medidas posibles para encontrar con el problema para solucionarlo», añade.

La edil de Alboraya también indica que están revisando todas las explotaciones con animales de la zona, es decir, cuadras, para ver si se han podido realizar vertidos puntuales, «pero tampoco sería normal que fuera ese el problema porque no tendría capacidad como para contaminar la playa entera». Tanto desde Medio Ambiente como de Alboraya aseguran que estos días van a intensificar las mediciones para ver si detectan el origen de estos elementos contaminantes.

Más noticias

Ola de calor