Un carril bici atravesará una rotonda por donde pasan más de 10.000 vehículos diarios

La rotonda afectada por el carril ciclista, con las obras en la parte central. / lp
La rotonda afectada por el carril ciclista, con las obras en la parte central. / lp

El itinerario de la avenida Constitución cruza Primado Reig por la parte interior de la intersección al bordear una escultura

P. MORENO

¿Es posible que un carril ciclista pase por el centro de una rotonda en lugar de bordearla por la parte exterior? El proyecto aprobado por el Ayuntamiento para el itinerario que discurre por la avenida Constitución dice que sí, lo mismo que las primeras obras que realiza estos días la empresa adjudicataria. La concejalía de Movilidad prefiere no contestar a la pregunta de LAS PROVINCIAS.

La colocación de las piezas de plástico rojo y blanco que protegen a los operarios han sorprendido a los vecinos, que han visto ratificada su impresión al comprobar la colocación de los primeros bordillos alrededor de la parte este de la rotonda, presidida por una fuente-escultura desde hace años.

La peculiar y todavía no explicada obra se acomete en el cruce formado por las avenidas Primado Reig, Peset Aleixandre y Constitución, en una rotonda donde también confluyen las calles Sagunto y Santo Domingo Savio. El recorrido ya ha provocado críticas vecinales por parte de las asociaciones vecinales de Zaidía y el barrio de Sagunto, dado que ha dejado con un carril para el tráfico un tramo de Constitución. Por esta calzada pasa una media diaria de 10.000 vehículos.

El gobierno municipal niega al PP el porcentaje de vecinos de Zaidía que apoyaron las obras

Ahora le llega el turno a la segunda parte de la obra, desde la altura del colegio Salesianos hasta la ronda norte, donde llegará a través de la calle Conde Lumiares. En esta zona la calzada se ensancha y no se llega al cuello de botella anterior, donde ya se han producido incidentes como el atasco provocado por la avería de un autobús de la EMT.

«¿Cómo se regularán los semáforos para evitar atascos si el carril bici pasa por el centro?» es una de las preguntas que se hacía ayer por la mañana uno de los vecinos junto a una sucursal bancaria en la calle Santo Domingo el Savio, donde un grupo comentaba los probables itinerarios, todavía sin pintar. El proyecto aprobado indica que el carril ciclista debe pasar por la parte oeste de la rotonda, pegado a la fuente, aunque la colocación de los bordillos dice otra cosa, con lo que lo más probable es que se haya cambiado.

La inversión sale de los presupuestos participativos, las votaciones elegidas por los vecinos. Ocurrió en 2016 con un total de 210 apoyos. La concejala del grupo popular Lourdes Bernal comentó ayer que el gobierno municipal se ha negado hasta en cuatro ocasiones a facilitar el distrito de origen de esos votos. «Hemos tenido que formular y presentar preguntas en pleno y comisión sobre el lugar de residencia de esas personas, al igual que en los otros once carriles bici elegidos en los presupuestos participativos». La edil comentó que la pregunta «era muy clara y escueta y se formulaba refiriéndose al proyecto en cuestión, como ocurría con la avenida Constitución». En realidad, la interpelación sólo hacía referencia a cuántos de estos residentes estaban empadronados en el distrito de Zaidía. La respuesta en todos los casos ha sido siempre la misma. «Como indican las bases reguladoras, pueden participar todas las personas mayores de 16 años empadronadas en Valencia», votando las que quisieran.

Bernal se mostró en desacuerdo con el argumento de que «el dato no es relevante en el proceso», al señalar que en el caso del carril bici de la avenida Constitución «consumió el 100% del presupuesto asignado para ese distrito, esto es, en Zaidía ese año no se pudo hacer otro proyecto con cargo a los presupuestos en los que los vecinos podían elegir».

Para la edil popular, los 210 votos suponen el 0,45% del total de residentes de Zaidía con derecho a voto. «Desde la segunda convocatoria, se modificaron las bases para que un empadronado con independencia del distrito donde resida pueda votar cualquier proyecto, quebrando la ecuación entre territorio y residentes que se había seguido en la primera, donde los vecinos sólo podían votar en el distrito donde vivían para que fuera equitativo».

Carril bici en Valencia