Los barrios de Valencia más castigados por las inversiones del Ayuntamiento de Ribó

Una de cada tres zonas de la ciudad recibe menos de 100.000 euros en obras y equipamientos en el presupuesto municipal de 2018

Paco Moreno
PACO MORENOValencia

Hasta 32 barrios y pedanías del cap i casal recibieron el pasado año menos de 100.000 euros en concepto de inversiones directas por parte del Ayuntamiento. Así aparece en el listado facilitado por el gobierno municipal, donde aparecen casos tan llamativos como los del Ensanche, Extramuros o Nou Moles, entre otros.

El Consistorio alcanzó los 56,34 millones de euros en obras y equipamientos en los barrios, lo que se llama inversión territorial, mientras que ejecutó otros 22,3 millones en intevenciones de carácter general, que benefician a toda la ciudad. La cifra de 78,65 millones de euros «no es satisfactoria» para el concejal de Hacienda, Ramón Vilar, según indicó ayer en una comparecencia donde defendió que la cifra duplica la alcanzada en 2013, cuando se llegó a 36 millones ejecutados.

En el detalle de los barrios es donde aparecen las grandes diferencias, sobre todo las debidas a las expropiaciones millonarias, capaces de disparar lo que recibe una zona. La primera posición en la parte baja de la tabla corresponde al Calvari, en el distrito de Campanar, con una suma de 2.288 euros. En este caso, la partida se destinó a la redacción de un proyecto para unos derribos en la avenida Burjassot, 81.

En el segundo puesto aparece el barrio de la Luz, limítrofe con Xirivella, donde se alcanzaron los 3.981 euros para la reparación de unas persianas en el centro municipal de personas mayores. El siguiente es el barrio de Penya-roja, con 11.311 euros destinados a la reposición del cableado del laboratorio municipal, en la avenida de Francia, así como mobiliario en el conservatorio José Iturbi, en cercana la calle Padre Tomás Montañana.

Ensanche, Extramuros y Nou Moles, entre los barrios más castigados por las inversiones

Las escuálidas inversiones se suceden con un incremento paulatino al avanzar en el listado. La cuarta posición corresponde al barrio de Nou Moles, uno de los más populosos y protagonista de varias reivindicaciones vecinales. Eso no ha sido suficiente para mejorar las inversiones del Consistorio, dado que en la respuesta se indica que ha llegado a los 11.934 euros, gastados en una canalización entre las calles Hermanos Rivas y Arte Mayor de la Seda, así como mobiliario y ajardinamiento en el centro de mayores.

Entre las peticiones que reclama la asociación de vecinos, la principales el desbloqueo del polideportivo que recae a la plaza de Roma, en la actualidad una estructura de hormigón con cimientos donde el Ayuntamiento todavía no ha resuelto el proyecto, además de otras peticiones relativas a la utilización de solares como aparcamientos provisionales. Lejos queda la promesa de destinar una parte del parking subterráneo del complejo 9 d'Octubre para residentes, lo que planteó la Generalitat el anterior mandato.

No le fue mucho mejor a los vecinos de Extramuros, con un total de 14.458 euros. Sirvieron íntegramente para la renovación de luminarias en las farolas, pese a las necesidades de uno de los barrios más grandes de Valencia. La descripción que hace el gobierno municipal al grupo popular sigue con la Raiosa, donde cayeron 16.249 euros. En este caso para la climatización de la biblioteca Germana de Foix y para una repavimentación en Giorgeta.

El concejal de Hacienda dice que se ha ejecutado en el conjunto de la ciudad el doble que en 2013

La séptima posición corresponde al Ensanche (Gran Vía), los 17.252 euros sirvieron para la colocación de leds en la fuente de la plaza Cánovas del Castillo, junto con mejoras en el alumbrado de la zona. El Pla del Remei consiguió 454.355 euros, todo concentrado en la reurbanización de la calle Navarro Reverter, con una factura para el estudio arquitectónico encargado sobre el edificio del antiguo cine Metropol, con 1.815 euros.

Reforma estructural

El concejal de Hacienda señaló la necesidad de plantear «algún tipo de reforma estructural para agilizar las inversiones, aunque siempre salvaguardando los controles». El pasado año, el Consistorio acabó el ejercicio con una partida de 184 millones de euros para obras y dotaciones públicas, aseguró el edil.

En las pedanías la situación es similar, aunque salvando las distancias al tratarse de núcleos con menos población. El Consistorio invirtió 3.226 euros en Beniferri, mientras que en Benimàmet se fue hasta los 323.861 euros. Diferencias similares se observan entre los 7.673 euros en Carpesa y los 140.701 euros en Massarrojos.

En la parte alta aparece Marxalenes en la primera posición, con 7.524.247 euros en inversiones. El motivo es el coste de la expropiación de una parcela situada entre las calles Olba e Ingeniero la Cierva, que ha superado los seis millones. También los 4,7 millones del Mercat, debido a las obras de finalización del aparcamiento de Brujas. Por último, Torrefiel registra 6,67 millones el último ejercicio por la expropiación de parcelas para dotaciones junto al camino de Moncada.

Más sobre las inversiones en barrios de Valencia