Ribó se deja sin hacer la mitad de inversiones comprometidas en 2018

Sesión plenaria en el Ayuntamiento de Valencia. / jesús signes
Sesión plenaria en el Ayuntamiento de Valencia. / jesús signes

El Ayuntamiento acaba el ejercicio con 78,6 millones gastados, lo que supone un 47% del presupuesto de obras

PACO MORENO

La respuesta a una pregunta planteada por el grupo popular en el último pleno ha permitido conocer el estado de ejecución del presupuesto del Ayuntamiento en 2018, el estado de la gestión del gobierno tripartito. El porcentaje de obra acabada se ha quedado en un 47% de las inversiones previstas, es decir, 78,65 millones de euros.

El resultado supone un descenso a lo logrado en 2017, cuando se alcanzó un 53% con un total de 79 millones, una cifra similar. En 2016 fue del 66%, aunque con una cifra menor en el cómputo total. Las modificaciones que han permitido a las concejalías ejecutar los fondos prácticamente hasta finales de diciembre no han servido para mejorar un porcentaje pese a la entrada en el Consistorio de más de 200 interinos en las delegaciones.

El motivo del empeoramiento, se ha ejecutado menos de la mitad de lo previsto, ha sido porque cada ejercicio se arrastran inversiones del año anterior, con lo que en 2018 se llegaron a los 165,8 millones de euros. De esta cantidad, las concejalías llegaron a obtener autorizaciones por 106 millones de euros, es decir, movieron proyectos que sumaban esta cantidad, aunque ejecutaron todo.

En algunos barrios no se ha recibido nada prácticamente desde las arcas municipales

Este año no ha comenzado mejor, a tenor del documento mensual difundido por el Consistorio. A 31 de enero, se habían acumulado autorizaciones por 25,28 millones de euros, aunque las obligaciones reconocidas (lo ejecutado) llegaba sólo a 1.840 euros. Frente a estas cantidades, en el mismo mes del pasado año el balance fue de 24,98 millones y 5,73 millones de euros respectivamente. A pesar de la cercanía de las elecciones municipales, el resultado provisional constata que el arranque del año ha sido peor.

La ejecución del presupuesto es el talón de Aquiles del actual gobierno, no tanto por el balance en euros, que ha mejorado respecto al resultado de los mandatos del PP, sino por el porcentual, al no cumplirse con las expectativas generadas con la aprobación de las cuentas.

Este ejercicio se parte de salida con 76,5 millones de euros, aunque en el primer trimestre se sumará todo lo que se arrastra del pasado año, con lo que habrá otra cifra récord con seguridad en las inversiones municipales.

El presupuesto municipal ha ido en aumento en los últimos años, donde destaca entre otros apartados el destinado a gastos de personal. Así, la junta de gobierno aprobó hace escasas fechas un desembolso de 14 millones de euros para pagar el complemento de la carrera profesional, lo que forma parte del convenio colectivo firmado hace años. En total, el capítulo de Personal parte de salida con 285 millones, mientras que en 2014 fue de algo más de 235 millones.

Este fuerte incremento en gasto de nóminas, 50 millones de euros en poco más de un mandato, no ha servido para mejorar las cifras de inversiones, donde todavía no se ha podido franquear la barrera de los 80 millones de euros en un año.

Si se tiene en cuenta la cantidad destinada a los barrios, la cifra asciende a 56 millones de euros, es decir, tan sólo un 33,9% de las inversiones presupuestadas. La candidata popular a la alcaldía, María José Català, criticó que hay zonas de la ciudad donde no se ha ejecutado ningún proyecto. Citó como ejemplo Tendetes, el Calvari, la Roqueta, Gran Vía, Fuensanta, L'Hort de Senabre, la Raiosa, Ciudad de las Artes y las Ciencias, la Carrasca, Borbotó, Carpesa, Beniferri, Faitanar... Estos lugares «no han recibido prácticamente inversiones directas del Consistorio en los dos últimos años. Peor suerte han tenido los vecinos de Cami Fondo y Ciutat Universitaria, que no han recibido ni una inversión en los tres años».

Debido a los problemas en la gestión, en los tres ejercicios completos del mandato, cada año se ha quedado más dinero sin invertir. Así, en 2016 fueron 45,3 millones de euros, en 2017 se quedaron 69,2 millones sin ejecutar y el pasado la cifra alcanzó los 87,1 millones. Esto supone una suma de 201,7 millones que aparecían en las cuentas municipales. «Cada año han hinchado más el capítulo de inversiones, y cada año han ejecutado menos inversiones», concluyó la candidata del PP.

En la respuesta dada por el gobierno municipal se indica que la inversión territorial (asignada a un barrio) fue el pasado ejercicio de 56,34 millones de euros, mientras que las inversiones más genéricas, dedicadas a toda la ciudad, se quedaron en 22,33 millones de euros.

Más

 

Fotos

Vídeos