El Ayuntamiento de Valencia estudia pedir un inversión al Banco Europeo para poner solución al Colector Norte y mejorar el saneamiento de la ciudad

Limpieza del colector norte de Valencia. /LP
Limpieza del colector norte de Valencia. / LP

Ribó niega que haya relación entre las deficiencias en el alcantarillado municipal y los vertidos que ocasionaron el cierre de las playas

MAR GUADALAJARAValencia

Una factura ascendente de 10 millones de euros y un vertedero de más de 6.000 toneladas de desperdicios es, por ahora, el balance de la limpieza del Colector Norte, la sección del alcantarillado que recoge la gran mayoría de las aguas residuales de la ciudad. Su mantenimiento y limpieza está siendo, en palabras del alcalde de Valencia, Joan Ribó, «un dolor de cabeza».

Esta jaqueca municipal, se ha agudizado con la llegada del verano. Nada más dar por inaugurada la temporada de baño, las playas de la ciudad tuvieron que ser cerradas debido a la contaminación de las aguas por unos vertidos fecales, de los que aún hoy se desconoce su procedencia. A la espera de respuestas y tras varias reuniones de la comisión técnica que se ha creado entre Medio Ambiente y los expertos de los distintos ayuntamientos afectados, el foco se centra en un informe del Ciclo Integral del Agua en el que se denuncia la falta de presupuesto para saneamiento de la ciudad.

La oposición municipal ha puesto sobre la mesa el informe que, a finales del año pasado, ya alertaba sobre el riesgo. El Partido Popular municipal pide explicaciones tras exponer las duras conclusiones del informe que, denuncia tanto la falta de mantenimiento del alcantarillado como las incidencias por vertidos de sustancias fecales que se estarían realizando a través de canales indebidos. El texto incide en la necesidad de «desconexión de los colectores a las acequias, ya que el vertido de aguas residuales a canales de riesgo puede suponer imputaciones penales para el consistorio, lo que requiere disponer de crédito adicional».

Ribó niega que las deficiencias en el servicio de saneamiento tengan «relación directa» con los vertidos que ocasionaron los continuos cierres de las playas. «Desconozco con detalle el tema pero que yo sepa no hay una relación directa», han sido las palabras exactas del alcalde, que ha reconocido la gravedad del problema. Por ello, ha confirmado que desde el Ayuntamiento se está estudiando solicitar una inversión al Banco Europeo de Inversiones, entidad que concede financiación para proyectos que contribuyan a lograr los objetivos de la UE, tanto dentro como fuera de ella.

Por el momento, y sin haber dado más detalles sobre la posible inversión para las obras de mejora del saneamiento de la ciudad, el alcalde ha asegurado que tanto el tapón del Colector Norte como la falta de presupuesto para la limpieza de residuos y alcantarillado supone un gran gasto para las arcas municipales.