Seis heridos en el incendio de un edificio con okupas en la avenida del Puerto

Despliegue de policías, bomberos y sanitarios en el lugar./Bomberos VLC
Despliegue de policías, bomberos y sanitarios en el lugar. / Bomberos VLC

La policía investiga si los problemas de convivencia entre los residentes están detrás del origen del fuego

IVÁN GÓMEZ

Un incendio declarado ayer en el interior de un inmueble con ocupación ilegal de la avenida del Puerto de Valencia se saldó con seis personas heridas, cuatro de ellas trasladadas a hospitales. Sobre las cuatro de la mañana, los servicio de emergencia recibieron varias llamadas informando del fuego, originado en el ascensor del edificio, situado en el 182 de la avenida.

Según fuentes de Bomberos Valencia y del Centro de Información y Coordinación de Emergencias (CICU), el incendio causó graves heridas a una joven de 17 años que tuvo que ser ingresada en la Unidad de Quemados de la Fe. Además, dejó tres traslados más, entre ellos el de un bebé de dos meses que fue atendido por inhalación de humo y un niño de 12 años que presenta una posible fractura de tobillo al precipitarse desde el primer piso del edificio, a una altura de unos seis metros. Este último fue trasladado al Hospital Clínico. En total, 11 personas y un perro fueron rescatados del fuego por policías y bomberos.

Al parecer, el fuego se originó en el ascensor mientras se encontraba en la planta baja. Los efectivos de bomberos salieron del parque sobre las cuatro menos cuarto de la madrugada para rescatar a los afectados. Al lugar de los hechos se trasladaron también tres ambulancias y agentes de la Policía Local. El interior de las viviendas no se vio afectado y se desconoce qué originó el fuego. Tras el incendio, tres efectivos del cuerpo de bomberos tuvieron que ser atendidos por inhalación de humo durante el rescate.

Policías y bomberos evitaron una desgracia mayor al rescatar de las llamas a once personas

LAS PROVINCIAS estuvo en el edificio donde ocurrió el incendio para comprobar los efectos del fuego. La puerta principal se encontraba abierta y con restos de cenizas y pisadas tras lo sucedido. En el interior de la fachada, la zona del ascensor está completamente calcinada y muchas de las puertas de los habitáculos donde residían los okupas estaban derrumbadas, pues la policía las tumbó para llevar a cabo la evacuación.

Uno de los okupas explicó lo sucedido. El hombre, de mediana edad y con acento sudamericano, vive en el edificio del incendio desde hace cinco meses junto a su esposa y su hijo, de sólo dos meses de edad. «Estamos bien, pero pasamos miedo. Salimos corriendo con el bebé en cuanto llegó la policía», afirmó.

Según su versión, fue el primero en llamar a la policía y no fue por el incendio. «Vi llegar a los chavales que ahora están en el hospital, los perseguía alguien y decidí llamar al pensar que algo raro sucedía. Cuando me di cuenta, el ascensor estaba en llamas», aseguró. Este testigo indicó que no conoce personalmente a los afectados, pero afirma que todo el edificio, de seis pisos, está habitado por «okupas que van entrando y saliendo».

El siniestro causó un gran revuelo en el barrio. Prácticamente todo el que pasa por la puerta reducía ayer su paso y observaba de arriba abajo el edificio. Además, dentro de los comercios de la zona se comentaba con sorpresa lo sucedido y, entre todos, trataban de explicarse cómo pudo pasar algo así.

El edificio es conocido entre los vecinos de la zona por estar repleto de okupas. «De repente, comenzaron a salir muchas personas por la puerta con bebés, perros… no pudimos ver nada más porque nos tuvimos que meter en casa», añadió otro residente.

En la intervención trabajaron dotaciones de la Policía Local, Nacional y servicios sanitarios. Según fuentes del Ayuntamiento de Valencia, de las 11 personas evacuadas seis resultaron heridas, dos de ellas graves.

Aarón Cano, concejal de Protección Ciudadana, destacó el trabajo realizado por bomberos y policía «que ha evitado daños mayores». «Afortunadamente no tenemos que lamentar ninguna víctima mortal y todas las personas afectadas pudieron ser evacuadas», añadió Cano. El responsable municipal explicó que las causas del incendio «se siguen investigando para determinar con precisión cuál ha sido el origen». Una de las hipótesis que se barajaban era la de un incendio intencionado relacionado con problemas de convivencia entre algunos de los moradores del inmueble.

Otros sucesos