Detenidos por perforar un oleoducto en Burriana para robar gasolina

La tubería perforada en Burriana./LP
La tubería perforada en Burriana. / LP

La manguera llevaba el combustible a una nave, donde se estima que se hayan almacenado más de 35.000 litros en los últimos tres años

EFE

La Guardia Civil ha detenido a dos personas e investiga a otras tres por perforar un oleoducto en Burriana del que sustraían hidrocarburos a través de una manguera que llevaba el combustible a una nave, donde se almacenaba, y a los que se acusa de haber sustraído más de 35.000 litros por valor de 75.000 euros.

Según han informado fuentes de la comandancia provincial, los detenidos dentro de la operación denominada «Carabona» son dos hombres de 31 y 37 años y las investigadas dos mujeres y un hombre de entre 24 y 39 años de edad, a los que se les acusa de los delitos de robo con fuerza, estragos y pertenencia a grupo criminal.

La operación se inició en septiembre de 2016 y durante las investigaciones los agentes pudieron comprobar la existencia de un grupo de personas que podrían estar realizando extracciones de hidrocarburos en la provincia de Castellón, por lo que se estableció un dispositivo de seguimiento y control que dio como resultado la detención de dos personas y la investigación de otras tres.

Estas personas habrían realizado una zanja en el oleoducto que habían camuflado con ramas para ocultar la manguera que había sido conectada directamente al tubo.

La manguera llevaba directamente a una nave muy cercana al lugar de la extracción, que habían alquilado los acusados y que contaba con cámaras de vigilancia y numerosos dispositivos de alta tecnología, entre ellos un regulador del carburante que, para no ser detectado, era introducido en unos depósitos especiales.

La Guardia Civil ha resaltado que esta práctica supone un «alto riesgo» para la seguridad pública, ya que para tener acceso al carburante de la red se perfora el tubo del oleoducto con riesgo de explosión y con un alto peligro medioambiental por posible derrame de hidrocarburo en la zona.

La organización podría haber sustraído más de 35.000 litros de carburante a lo largo de los tres últimos años y se estima que el perjuicio económico causado asciende a 75.000 euros, según han indicado las fuentes.

Los detenidos e investigados han pasado a disposición del Juzgado de instrucción número 4 de Villa-real y no se descartan nuevas detenciones.