Vuelve la carabela portuguesa a la Comunitat: una mujer atendida en el hospital por una picadura en la cara

Un ejemplar de carabela portuguesa./
Un ejemplar de carabela portuguesa.

El Ayuntamiento de Alicante recalca que sus playas son «seguras» pero insiste en que no puede sacar de su hábitat a las carabelas portuguesas y las medusas

EUROPA PRESS / REDACCIÓNAlicante / Valencia

Una mujer de mediana edad ha tenido que ser atendida en el hospital de Sant Joan, después de ser picada en la cara por una carabela portuguesa, un animal marino parecido a las medusas. La picadura de este hidrozoo sifnóforo o 'falsa medusa' se produjo en una de las calas del Cabo de la Huerta de Alicante. La víctima sufrió una especie de golpe en la cara y salió del agua ya con el rostro enrojecido y dolorido.

La concejala de Turismo en funciones del Ayuntamiento de Alicante, Maria del Carmen de España, ha subrayado que «de momento» las playas de Alicante son «seguras» y ha explicado que el servicio de salvamento y socorrismo de la ciudad están prestando «la precaución necesaria« para la «vigilancia» de las zonas de baño y ante la posible aparición de «especies que puedan suponer un peligro». Sin embargo, ha evidenciado que no se puede evitar «que este tipo de especies acaben en una calita o una zona rocosa, que no es zona de baño, pero es su hábitat: no vamos a echarlos de sus casas».

Carabela portuguesa

«Quiero que no se cree una alarma a los turistas y a los ciudadanos por una cuestión que no tiene la gravedad que se le quiere dar», ha dicho.

Ante esa situación, y a preguntas de los medios este martes tras la Junta de Gobierno, De España ha querido trasladar un mensaje de «calma» porque las playas de Alicante «se revisan todos los días a primera hora», que llevan a cabo tanto la Policía Local como el servicio de playas.

Además, ha recordado que «semanalmente» el Institut d'Ecologia Litoral pasa un informe «del estado de las aguas y de las especies que puedan aparecer para tomar los protocolos de actuación que deban corresponder».

«Pero, de momento, las playas de Alicante están seguras», ha alegado la edil, que ha señalado que los animales están «en su hábitat» y de lo que se trata es de «intentar controlar» que «no lleguen a las zonas» de baño.

Con todo, ha sostenido que no se ha recibido comunicación que alertara sobre el avistamiento de estas medusas. «Los protocolos están en marcha y en caso de que se produjera algún peligro tomaríamos las medidas oportunas», ha indicado.

«Al igual que el año pasado, fueron casos aislados que apareciesen estos animales en la costa», ha continuado y ha negado que se trata de bancos de medusas.

Finalmente, ha resaltado que Alicante está en contacto con municipios vecinos por si se detecta en sus playas algún ejemplar.

Maria del Carmen de España ha subrayado que las picaduras de la carabela portuguesa «no son mortales, salvo casos excepcionales porque la persona padezca alguna enfermedad que le provoque un efecto secundario».

Existe un protocolo en vigor que se acordó durante la temporada estival de 2018 cuando se detectó por primera vez la presencia de ejemplares de carabela portuguesa en aguas de Alicante, por lo que están «preparados y coordinados con el resto de municipios próximos como El Campello, Santa Pola o Guardamar« para compartir información en caso de que se detecte la presencia de algún tipo de riesgo.