Trasladan a Enrique Ponce a Madrid para ser operado

Grave cogida a Enrique Ponce en la feria de Fallas 2019. /J. Signes
Grave cogida a Enrique Ponce en la feria de Fallas 2019. / J. Signes

El diestro valenciano tiene, además de lesiones de rodilla, una fractura de tibia y de costilla

LP/J. L. B.Valencia

El diestro valenciano Enrique Ponce va a ser trasladado a Madrid para ser operado, tras la espectacular cogida que sufrió este lunes en la corrida de toros correspondiente a la Feria de Fallas. Enrique Ponce se encuentra ingresado en el Hospital Casa de Salud de Valencia donde, según el médico que le atiende, el doctor Cristóbal Zaragoza, sufre «una fractura de la séptima costilla izquierda. Una fractura desplazada de la meseta tibial externa del mismo lado. Un arrancamiento del ligamento lateral interno, de la rodilla izquierda. Una sección del ligamento cruzado anterior de la misma rodilla y una cornada infraglútea izquierda que rompe fibras del músculo glúteo mayor, rompe la aponeurosis y penetra hasta el isquion con una trayectoria de unos 15 cm de profundidad ascendente y otra de 5 cm descendente».

Los facultativos del Hospital Casa de Salud tuvieron que hacerle el lunes «una punción evacuadora de una hemartros de la rodilla de unos 70 cm cúbicos y necesita que el tratamiento sea adecuado y a la hora adecuada» por lo que se ha decidido que el diestro de Chiva sea trasladado a Madrid, donde tiene su residencia, ya que las graves lesiones del torero le llevarán a estar de baja «como mínimo 3 meses» según ha confirmado el doctor Zaragoza. «Es una lesión grave», ha manifestado el responsable del Hospital Casa de Salud.

Feria de San Isidro

El percance surgió en el toro quinto cuando Ponce, otra vez herido en Fallas, intentaba ligar un molinete invertido con un pase de pecho. El toro le esperó y en cuanto vio el resquicio oportuno alargó la gaita y le prendió. Tremendamente certero, cuando lo lanzó a gran altura ya había hecho presa en el muslo.

Quedó pronto claro que el maestro iba herido de consideración. Ya no se pudo levantar. Le izaron las cuadrillas sin que él, tan orgulloso siempre en la plaza, opusiese resistencia. Camino de la enfermería sus gestos de dolor y la taleguilla tinta en sangre confirmaban la importancia del percance.

Los médicos han asegurado que el torero valenciano tendrá que estar de baja «como mínimo tres meses», lo que pone en duda su presencia en la próxima feria de San Isidro de Madrid.

Toros Fallas 2019