¿Dónde han acabado los medicamentos que Sanidad compró para la gripe A?

¿Dónde han acabado los medicamentos que Sanidad compró para la gripe A?

El ministerio y las autonomías retiran la mayor parte de Tamiflu, Relenza y Oseltamivir tras superar la fecha de caducidad de 10 años

M. C. V.

En 2009, ante la amenaza de pandemia de la gripe A (también llamada porcina), el Ministerio de Sanidad compró grandes cantidades de la materia prima oseltamivir fosfato para la creación de medicamentos genéricos, así como lotes de comprimidos Oseltamivir 30mg comprimidos para luchar contra una posible pandemia. Se adquirieron ejemplares de Tamiflu cápsulas de 75mg, 45mg y 30mg, tanto desde el ministerio como desde las comunidades autónomas; así como Relenza 5 mg/dosis polvo para inhalación (unidosis). Tras diez años almacenados, ¿qué ha pasado con toda esta cantidad de fármacos que se compró?

En el caso de la materia prima de oseltamivir fosfato se adquirió con el fin de elaborar, llegado el momento, una preparación de emergencia consistente en la disolución de oseltamivir fosfato con benzoato sódico en agua. En estos momentos, la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) está efectuando un seguimiento de la estabilidad de tres de los lotes adquiridos, que se han mantenido a 25°C y 60% de humedad relativa, según estaba especificado. Este material caducará a los 13 años de su compra, por lo que se mantendrá en estas circunstancias durante tres años más.

Respecto a los comprimidos de Oseltamivir 30mg, elaborados en el Centro Militar de Farmacia de la Defensa de Burgos, sólo dos de todos los lotes desarrollados se han mantenido en condiciones prescritas en el protocolo de estabilidad. El periodo de validez de estos lotes se fijó en 10 años improrrogables a partir de la fecha de fabricación de cada uno de ellos, por lo que están caducados o próximos a caducar.

Respecto a los lotes de Tamiflu, de la farmacéutica Roche, en todos sus formatos y los de Relenza, de GlaxoSmith-Kline, han caducado ya y no se pueden dispensar. Ambos medicamentos fueron los dos únicos antivirales con licencia de la OMS y, aunque no curan la nueva gripe, pero si se administran en las primeras 48 horas parece que permiten superarla sin complicaciones. De esta forma, salvo las dosis que se haya adquirido fuera del plan contra la pandemia, estos medicamentos ya no pueden consumirse, según ha informado Sanidad. Esto significa que millones de euros se tirarán a la basura tras años de almacenaje, que también ha supuesto un fuerte gasto para Sanidad.

Últimas alertas sanitarias