Alerta sanitaria por unas latas con atún contaminado de botulismo que se vendió en la Comunitat

Productos de un supermercado. / reuters
Productos de un supermercado. / reuters

El brote se detectó al enfermar cuatro personas en Castilla y León al resultar intoxicadas por una ensaladilla casera

A. M./EFE

La Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (Aesan) ha activado una alerta sanitaria por una toxina botulímica detectada en el atún en conserva en aceite de girasol de la marca DIA, con lote 19/154 023 02587, elaborado en Frinsa del Noroeste S.A. y con fecha de consumo preferente 31/12/2022. La cadena retiró el pasado día 10 un total de 3.420 latas de 900 gramos cada una -es decir, en formato grande- de forma preventiva.

El brote se ha localizado tras enfermar cuatro personas en Castilla y León, de las que tres ya han sido dadas de alta, que ingirieron una ensaladilla rusa casera elaborada con el citado atún. Pese a que la Comunitat está alerta, no se ha detectado ninguna persona afectada en el territorio valenciano, tal y como confirmó ayer la Conselleria de Sanidad a LAS PROVINCIAS.

La toxina botulínica es una neurotoxina elaborada por una bacteria denominada Clostridium botulinum. La ingestión de alimentos contaminados por toxina botulínica produce botulismo, una enfermedad que se caracteriza por el desarrollo de alteraciones vegetativas como la sequedad de boca, náuseas y vómitos, y por una parálisis muscular progresiva.

El producto fue distribuido por la plataforma DIA a establecimientos de Asturias, Castilla y León, Cataluña, Aragón, La Rioja, Murcia, Navarra, Castilla-La Mancha y Comunidad Valenciana, donde se ha procedido a la inmovilización y retirada de los artículos damnificados. Las autoridades sanitarias recomiendan a las personas que lo tengan en su domicilio, que no lo consuman y lo devuelvan al punto de compra. Fuentes de la cadena apuntaron que la contaminación se ha debido producir en la fase de producción, bien en la materia prima o en el proceso de esterilización durante el «latado».

En cuanto Aesan tuvo conocimiento el pasado día 9 de la situación, activó la alerta a nivel nacional y se localizó e inmovilizó de forma preventiva del producto implicado. El pasado jueves los análisis practicados en el Centro Nacional de Alimentación a los artículos sospechosos confirmaron la presencia de toxina botulínica en la lata de atún consumida, según explica la Aesan. «El brote está limitado a cuatro casos, tres de los cuales han sido dados de alta», finalizaron.