La joven expulsada de la piscina por llevar un 'bañador de pata': «Me trataron como a una delincuente»

Gemma Rodríguez con el traje de baño que llevó./
Gemma Rodríguez con el traje de baño que llevó.

Gemma Rodríguez, que no esperaba la repercusión que tuvo su denuncia, asegura que no volverá a la piscina pública de Pilar de la Horadada

MÓNICA LÓPEZ

Gemma Rodríguez fue expulsada el pasado viernes de la piscina pública de Pilar de la Horadada (Alicante) por llevar un bikini de pantalón corto. Su relato en las redes sociales condenando lo ocurrido ya se ha compartido más de 3.000 veces. Además, ha denunciado al recinto por el trato que le dieron y ha pedido al Ayuntamiento del municipio una disculpa oficial.

En declaraciones a LAS PROVINCIAS, Gemma ha explicado cómo sucedió todo. La afectada acudió a la piscina municipal '30 de julio' con su hija de un año y medio y sus amigos. Cuando estaba en el agua con la menor, Gemma asegura que «vino el socorrista para decirle que saliera del agua por llevar un pantalón de calle». Según la afectada, se trataba de «un chico joven, un poco prepotente», y ante su insistencia, salió del agua «con la niña llorando», y acudió a la conserje esperando que fuera «más consciente y entendiera de moda de mujer».

La trabajadora coincidió con la opinión del socorrista y le dijo que «llevaba un traje de baño de hombre» y que las mujeres debían llevar «bañador o bikini con braguitas». Tras el incidente, la propia Gemma contactó con una de las empleadas de la tienda donde compró la prenda, que le aseguró que se vendía «en la sección de bañadores de mujer».

La denuncia, realizada por su pareja a través de Facebook, se ha compartido más de 3.000 veces. «No me esperaba esta repercusión», dice Gemma, que pensaba que solo sus amigos compartirían su indignación. La afectada asegura que, gracias al post, ha podido saber de varias mujeres que han sufrido la misma situación.

Ella misma se puso en contacto con Antonio Escudero, el concejal de Medio Ambiente de Pilar de la Horadada, por Whatsapp. Él le pidió disculpas ante lo que consideraba «un error», y la invitó a volver a la piscina gratuitamente. «No voy a volver a esa piscina - le aseguró Gemma al concejal- espero que se lo digas al responsable».

«Me sentí avergonzada, a mi parecer me trataron como una basura, como una delincuente»

De momento, el Ayuntamiento no ha cambiado la normativa de la piscina, pero en declaraciones a LAS PROVINCIAS, Escudero explica que «ante dudas si son o no prendas de baño, se dejará bañarse, porque no son especialistas en ropa de baño».

Respecto a los trabajadores que trataron con Gemma, el concejal afirma que hasta el momento no van a tomar medidas, ya que «estaban teniendo problemas en la piscina con la gente que se intentaba bañar con ropa no de baño», y ante la duda, «la invitaron a salir».

El concejal asegura que se le trasladaron las disculpas a la afectada ese mismo día por la app de mensajería, y en los medios de comunicación de forma individual. «Me sentí avergonzada, a mi parecer me trataron como una basura, como una delincuente», confiesa Gemma, que sigue exigiendo una respuesta oficial desde el Ayuntamiento.

Más sobre el caso

Fotos

Vídeos