La DGT advierte de los problemas que puede causar el 'efecto submarino' tras un accidente

Accidente en una carretera española./LP
Accidente en una carretera española. / LP

Una práctica correcta puede evitar lesiones importantes en un accidente

REDACCIÓN

El cinturón es un elemento obligatorio para todos los pasajeros que se encuentren dentro de un vehículo en circulación. Múltiples son las ocasiones en la que tras un accidente que ha acabado con víctimas mortales se concoe que alguno de los ocupantes no llevaba el cinturón puesto. La DGT advierte de los riesgos importantes para la salud que puede provocar el conocido 'efecto submarino' que se da en el interior del vehículo tras un choque.

El efecto submarino se produce tras un alcance y se da cuando el cinturón no se lleva colocado de forma correcta. Si el elemento de seguridad se lleva de forma correspondiente, el impacto se suaviza y se evita, también, colisionar con elementos del interior del habitáculo como el volante o el salpicadero.

En el caso de no ir bien sujeto, la fuerza del impacto exterior provoca que el cuerpo que mueva sin control del asiento. La DGT advierte de qué puede ocurrir en el caso de que el volante se lleve mal colocado o sin ajustar.

Si el cinturón se lleva mal ajustado, el cuerpo sale despedido sin freno alguno colisionando contra el volante en el abdómen, mientras que si se lleva mal colocado, el cuerpo sale despedido por debajo del propio cinturón provocando que el cuerpo pase por debajo de la banda de seguridad. Tan importante es llevar el volante como llevarlo bien.

Una peligrosa costumbre al volante

Explicación del 'efecto submarino'.
Explicación del 'efecto submarino'. / DGT

Más noticias