Una peligrosa costumbre al volante

Una mujer usa el teléfono dentro de su coche.

Un 12% de los conductores confiesa usar las redes sociales de forma habitual cuando conduce, así como hacer fotos o vídeos

EP

El estudio 'VI Informe de Distracciones de BP, Castrol y el RACE', un documento basado en una encuesta realizada entre más de 2.100 usuarios, arroja resultados «muy preocupantes»: Un 12% de los encuestados confiesa usar las redes sociales de forma habitual mientras conduce, elevándose el porcentaje hasta el 17% entre los jóvenes de 18 a 24 años. Igualmente, el 12% de los participantes en la encuesta reconoce hacer fotos o vídeos de forma frecuente al volante.

No obstante, el uso de las redes sociales en la conducción de forma habitual se sitúa en quinto lugar, por detrás de la manipulación del móvil como GPS (25%), la mensajería instantánea (19%), las llamadas sin manos libres (14%) o la lectura de correos electrónicos (13%).

El equipamiento que todos los moteros deben llevar

Aunque si se trata de realizar alguno de estos comportamientos al volante alguna vez, los porcentajes aumentan: el 51% ha manipulado el GPS del móvil; el 35% ha utilizado WhatsApp; el 18% ha enviado o leído mails; el 19% ha hecho fotos o vídeos al volante; y el 18% ha utilizado las redes sociales.

El estudio revela que el 61% de los encuestados realiza llamadas a personas sabiendo que éstas van conduciendo, y un 66% les hace llegar algún mensaje. «Este dato es todavía más preocupante si se le une el hecho de que el 90% de las personas se han planteado que esa actitud puede provocar un accidente, además de que prácticamente el total de la encuesta (99%) entiende que usar el móvil al volante puede suponer un riesgo claro de accidente», asegura el documento.

Este VI Informe de distracciones de BP, Castrol y el RACE se enmarca dentro de la campaña 'Stop Distracciones', que desde hace seis años pretende concienciar a los españoles acerca del peligro de las distracciones al volante. En esta ocasión, pone el foco sobre el mal uso de los teléfonos móviles por parte tanto de los conductores como de los peatones.

DGT | Objetivo: las motos