¿Sabemos conducir un coche eléctrico?

¿Sabemos conducir un coche eléctrico?

Ponerse al volante de este tipo de vehículos supone un cambio en nuestras técnicas al volante y el Real Automóvil Club de España (RACE) ha lanzado el primer curso permanente

JAVIER VARELA

Los coches eléctricos han llegado para quedarse y cada vez son más los conductores que apuestan por este tipo de vehículos para el día a día tanto en la decisión de compra como en las plataformas de alquiler de vehículos sin conductor. Los números confirman este crecimiento, ya que sólo en marzo de 2019, las venta crecieron un 131,1% respecto al mismo periodo del año anterior y su crecimiento -según todos los expertos- no ha hecho nada más que comenzar. Su mayor presencia en nuestras calles y carreteras provoca una pregunta: ¿Se conduce del mismo modo un coche eléctrico que uno convencional?

Prueba un vehículo ecológico en ECOMOV

Uno de los vehículos de la empresa NIO.
Uno de los vehículos de la empresa NIO. / NIO.

Los nuevos vehículos que podrás conducir con el carnet B a partir del 1 de julio.

     Ponerse al volante de un coche eléctrico supone tener que cambiar nuestras técnicas al volante y para ayudar a los conductores la conducción de los vehículos eléctricos, el Real Automóvil Club de España (RACE) ha lanzado el primer curso permanente de este tipo de coches en su Escuela de Conducción situada en el Circuito del Jarama en colaboración con BMW. «Una iniciativa pionera en España, con la que se pretende hacer ver al conductor que este tipo de vehículos precisan de unas nociones de conducción iniciales con las que mejorar la seguridad vial, conocer su maniobrabilidad, su capacidad de frenada y cómo hacerlos más eficaces y eficientes«, señala el director del Circuito del Jarama-RACE, Ignacio Fernández. De hecho, los coches eléctricos se conducen como un vehículo automático y cuentan con una aceleración mayor (por la rápida de entrega de potencia del propulsor) que un vehículo de combustión, lo que obliga al conductor a «una conducción con suavidad», precisa Chema Quesada, profesor del curso. «La ausencia de ruido y vibraciones obliga al conductor a extremar la precaución con los peatones», añade.

En los cursos, que cuentan con una parte teórica y otra práctica, además de recordar la importancia del factor humano en la conducción de cualquier coche -según datos de la DGT la causa principal del 35% de los accidentes es la conducción desatenta o distraída- se explican los diferentes tipos de vehículos eléctricos (eléctrico puro, de autonomía extendida, híbrido enchufable, híbrido), los tipos de cargadores y los tipos de carga: convencional (rango de potencia entre 2,3 y 3,7 kW), semi-rápida (7,4 kW) y rápida (50 kW) -no es aconsejable para cargas diarias ya que si se abusa reduce la duración de la batería-. También se explica cómo funcionan los principales sistemas de seguridad activa que se trabajan en la pista como son el ABS o bloqueo de la frenada, el control de tracción, el control de estabilidad (ESP) y el asistente a la frenada de emergencia. «Conocer la maniobrabilidad de estos modelos, la seguridad, la frenada y su eficacia es vital para conducir de forma eficiente estos vehículos», señala Ernesto Nava, director de la Escuela de conducción RACE.

Un vehículo eléctrico Renault, durante una recarga.
Un vehículo eléctrico Renault, durante una recarga. / AFP

 Formación teórica y práctica

«Es importante recordar a los conductores qué nos hace más seguros y que debemos conducir de forma serena y sin tensiones, mantener un elevado grado de concentración, desarrollar el sentido de la anticipación, adaptarse a la velocidad y conocer el vehículo y sus sistemas de seguridad», señala el profesor. Además, en este curso el conductor aprende a «confiar en los sistemas electrónicos de este tipo de vehículos«. Para el director del Circuito del Jarama-RACE, Ignacio Fernández, »la Escuela RACE de Conducción ha basado su actividad -que tiene una duración de cinco horas y se imparte en tres niveles- en dar a conocer y enseñar las técnicas de conducción seguras y adaptadas a todo tipo de situaciones como frenadas de emergencia, en suelo deslizante y evitar choques, para lo que se precisan de unas nociones básicas iniciales que, en un entorno seguro como es el circuito, logramos inculcar a los automovilistas«.

Los vehículos eléctricos aprovechan la energía cinética para cargar la batería tanto al levantar el freno como al pisar el acelerador, «esto hace que se ahorre energía y aporte kilómetros de autonomía con la forma de conducción», comenta Chema Quesada. De hecho, hay algunos modelos que permiten seleccionar la potencia de esta retención para regenerar más o menos energía. Más específico es el pedal de freno regenerativo o lo que BMW llama 'One Pedal Feeling', en el que el motor eléctrico funciona como generador de energía y como sistema para detener el coche. De esta forma, «con sólo con levantar el pie del acelerador se produce la frenada regenerativa lo que evita tener que pisar el freno en muchas circunstancias en la conducción en ciudad«, afirman los formadores del curso. Sin embargo, en carretera este sistema permite conducir en el modo de conducción a vela, con el que se puede ahorrar mucha batería si sabes hacerlo bien -algo que se aprende durante el curso-.

Un vehículo Tesla eléctrico.
Un vehículo Tesla eléctrico. / EFE

'Trucos' de conducción

Además de estos 'trucos', en esta formación se aprende la perfecta colocación del cuerpo y de las manos antes de comenzar la marcha, a realizar un slalom para aprender a maniobrar con las manos y comprobar el buen radio de giro del coche, una zona para practicar la frenada regenerativa en la que sólo hace falta soltar el pie del acelerador hasta que el vehículo se detenga por completo y ejercicios de sistema de frenada de emergencia con el suelo seco y deslizante.

Éstas son sólo algunas de las particularidades que nos enseñarán en el curso de conducción de vehículos eléctricos. La Escuela RACE de Conducción arranca su actividad con cursos destinados a todos aquellos conductores que quieran conocer de una forma práctica y segura la conducción de este tipo de vehículos y obtener los mejores resultados en el equilibrio entre seguridad y eficiencia. Los primeros cursos se realizarán el día 22 y el 29 de junio, y basta con llamar al teléfono de la Escuela RACE de Conducción (91 658 90 72). Estos cursos se realizarán en las pistas deslizantes que el Circuito del Jarama-RACE tiene en sus instalaciones, con los modelos i3 de BMW, perfectamente adaptados para aquellos que nunca han conducido un vehículo de este tipo y quieran conocer de primera mano las técnicas de conducción segura. El precio es de 195 euros (IVA incluido) o 170 euros para los socios del RACE.

Más información