Los expertos alertan contra el 'botellón electrónico' de los jóvenes

Varios jóvenes utilizan sus 'smartphones'./
Varios jóvenes utilizan sus 'smartphones'.

La organización The Family Watch aboga por un pacto de Estado por la infancia y la familia y propugna acabar con la economía sumergida de personas que cuidan a niños y ancianos

ANTONIO PANIAGUAMadrid

La organización The Family Watch aboga por la firma de un pacto de Estado por la familia y la infancia, como el que se suscribió para el mantenimiento de las pensiones. Tal acuerdo debe suscitar el apoyo de partidos políticos, patronal, sindicatos y organizaciones sociales. Entre las medidas que se proponen figura el fomento del empleo para las personas que se dedican al cuidado del hogar y acabar con la economía sumergida dentro del sector mediante desgravaciones fiscales e incentivos que favorezcan el emprendimiento.

De acuerdo con el informe El valor del cuidado en el hogar, cuya presentación coincidió la celebración este lunes del Día Mundial de los Padres y las Madres, es necesario adoptar un enfoque familiar y apostar por medidas que estimulen el incremento de la natalidad. Para el Instituto Internacional de Estudios sobre la Familia, se debe procurar racionalizar los horarios y conseguir una mayor eficiencia desde el punto de vista laboral. Al mismo tiempo, se apuesta por evitar las rupturas familiares como principal elemento para proteger a los menores.

Sonsoles Vidal Herrero-Vior, miembro de la Red Virtual de Expertos en Violencia contra la Infancia, subrayó que el uso de la tecnología es la principal actividad de un menor occidental, lo que está originando un tipo de delincuencia que es muy difícil de combatir. Una de las causas de esta violencia virtual es que el protagonista no se percata de sus consecuencias. Podemos hablar de la existencia de una niñera tecnológica. Muchos niños, cuando se levantan o se acuestan, no coinciden con sus padres, de manera que la tecnología se convierte en la actividad que mantiene entretenido al niño, observa Vidal.

De acuerdo con la experta, una persona pulsa una media de 122 veces al día su teléfono inteligente para comprobar si ha recibido una llamada o mensaje o simplemente para consultar información Para Herrero-Vior, este quehacer se convierte en algo tan adictivo que se puede hablar de botellón electrónico entre los más jóvenes. En este sentido, propugnó controlar que los padres restrinjan el acceso a internet de los menores igual que se ha hecho siempre con los contenidos televisivos.

La responsable de Gestión del Conocimiento de Unicef España, Cristina Junquera, expresó su alarma por el significativo incremento de la pobreza infantil en España, lo cual demuestra que las medidas tomadas para aliviar el problema han sido ineficaces. Junqueras puso de manifiesto que mientras que España gasta un 1,4% del PIB en infancia y familia, países de nuestro entorno invierten un 2,3%.